Se abre un compás de espera para los trabajadores en conflicto con Ferrosur

Uno de los delegados gremiales anticipó a EL POPULAR Medios que luego de un primer contacto en Buenos Aires, ahora se espera que el llamado sea plasmado en un escrito. Si se respeta esa condición, habría un principio de acuerdo. Caso contrario, continuarían las medidas de fuerza.
Los empleados de Ferrosur Roca SA que mantienen una disputa con la empresa para que reconozca su afiliación gremial a Asociación del Personal de Dirección de Ferrocarriles Argentinos (Apdfa) comenzaron este viernes un nuevo compás de espera que podría finalizar antes del fin de semana con una nueva medida de fuerza si no es satisfecha la condición de poner por escrito el ofrecimiento de la patronal de comenzar a dialogar sobre el convenio colectivo de trabajo.

Esta demanda cobró notoriedad a fines de noviembre del año pasado cuando los trabajadores empezaron a reclamar a la empresa, propiedad de la multinacional Camargo Correa, "iguales beneficios en relación con los compañeros agremiados en la Unión Ferroviaria y La Fraternidad". Desde ese momento los empleados han realizado diversas medidas para conseguir su cometido, que incluyen hasta panfleteadas para dar a conocer su posición a la opinión pública.

El último paro fue el 5 de mayo y los trabajadores anticiparon su decisión de continuar con la huelga en lo inmediato si la empresa hace oídos sordos a sus pedidos. Sin embargo, la semana pasada hubo un contacto telefónico desde la dirigencia para encausar la situación de esos 70 empleados nucleados en Apdfa, la mitad de los cuales presta sus servicios en nuestra ciudad. "Este jueves viajamos a Buenos Aires porque la empresa hizo un ofrecimiento para empezar a dialogar sobre el convenio colectivo de trabajo", aseguró Pablo Pacheco, uno de los delegados del personal junto con Julio Laborde.

De concretarse las negociaciones esperadas por los trabajadores, se equipararía su status con el de sus pares miembros de otros gremios. "Este sería el primer paso para cumplir con nuestro reclamo, ya que la obtención de ese beneficio originaría otros como el pago de antigüedad y viáticos generales o presentismo, como también se le llama. Con eso ya estaríamos a la altura de los compañeros afiliados a La Unión Ferroviaria o La Fraternidad".

Una vez en Buenos Aires los delegados pusieron como requisito para comenzar las tratativas que la convocatoria sea oficializada. "En la reunión, en principio nosotros accedimos al diálogo para normalizar nuestra situación pero siempre y cuando nos den esa propuesta por escrito".

Los trabajadores afiliados a Apdfa argumentan que en el pasado hubo desacuerdos sobre los alcances de los llamados al diálogo y por esa razón quedaron truncos. "Lo que pasa es que hemos tenido malas experiencia con los arreglos de palabra que hemos hecho con la empresa. No hace mucho hubo una propuesta igual, a la que también accedimos, pero llegado el momento ellos hicieron lo que quisieron porque el acuerdo no estaba plasmado en ningún lado", subrayó ayer Pacheco.

Además, el gremialista puntualizó que en otras oportunidades, "cuando han dicho 'vamos a pagar un aumento' o 'les vamos a pagar tal porcentaje", siempre ha sido porque han querido ellos; siempre lo han hecho en forma unilateral sin mantener diálogo con nosotros".

Por estas horas, si bien hay expectativas de lograr un acuerdo que satisfaga sus aspiraciones, los trabajadores esperan una señal de que las negociaciones están bien encaminadas. "Hasta el viernes pretendíamos que nos comunicaran por escrito esa decisión de dialogar sobre el convenio colectivo, pero ellos no lo hicieron. Así que ahora les estamos dando plazo hasta el miércoles o el jueves como máximo", reveló Pacheco.

En caso de que pasen los días sin una confirmación escrita de las intenciones de Ferrosur, el viernes será un día clave para el futuro del conflicto. "Si no hubiera una respuesta, no descartamos continuar con las medidas de fuerza. Porque si ese escrito tarda en llegar y las negociaciones se dilatan quiere decir que su actitud es ganar tiempo en sus actividades, que no sabemos cuáles son".

De todos modos, el delegado de Apdfa explicó que no se apresurarán a tomar cualquier resolución si nuevamente hubiera una respuesta negativa por parte de Ferrosur. "Pero tendríamos que evaluar cómo sigue el plan de lucha porque las medidas de fuerza tampoco son convenientes para nosotros. No es lo que pretendemos pero la modalidad del paro es la única manera que tenemos para hacer escuchar nuestros reclamos".

El conflicto había estallado a mediados de febrero, cuando otra medida similar paralizó los trenes de carga y pasajeros, pero la empresa y el personal afectado llegaron a un acuerdo básico que permitió destrabar la situación: la promesa del pago de una suma fija remunerativa de 400 pesos; y el acuerdo para discutir en marzo el convenio colectivo de trabajo, cuyo incumplimiento motiva la medida de fuerza que culminó el 5 de mayo último a las 14.

Comentá la nota