Abrió paritaria y estatales exigen que sea permanente

Abrió paritaria y estatales exigen que sea permanente
Gobernadores forzados a discutir sobre los aumentos salariales a lo largo de 2014
El inicio de las primeras discusiones paritarias en las provincias se presenta con un detalle que será determinante a la hora de definir los acuerdos 2014: la posibilidad concreta de que varios distritos acepten no sólo un régimen escalonado -algo ya repetido en los últimos años-, sino también con la chance de que éste sea abierto y no cerrado, como sucedió hasta ahora.

La línea que adoptarían las provincias no sería rara si se tiene en cuenta que se daría, además de para contener el descontento social, por la fuerte presión que recibieron en las últimas semanas por parte de los gremios estatales, quienes temen una suba de precios que desintegre los aumentos obtenidos en acuerdos paritarios. Buscan, además, poner freno a la demanda de un plus de fin de año que compense la caída del salario real.

Uno de los distritos que evalúa conceder la herramienta es Mendoza. Allí, el gobernador Francisco "Paco" Pérez le pidió al flamante ministro de Trabajo, Justicia y Gobierno, Rodolfo Lafalla, -quien asumirá mañana formalmente su cargo- mantener el buen canal de diálogo que la gestión tiene con los gremios estatales y lograr una paritaria escalonada y cerrada -se prevé un aumento para marzo y otro para junio o julio-, aunque no se descarta la posibilidad de acordar, en cada momento, el porcentaje correspondiente. A esto se le suma que la provincia no cuenta aún con el Presupuesto 2014 sancionado.

"Tras las primeras conversaciones informales con los gremios comenzamos a analizar la chance de que la paritaria sea abierta. Igualmente, lo ideal para Mendoza, que siempre cumplió con los acuerdos con estatales, sería lograr subas en dos partes este año y con paritaria cerrada", se esperanzaron desde el entorno del gobernador.

En declaraciones a un programa de televisión, Pérez dijo que 2014 "va a ser un año difícil para todos" y, aunque negó una crisis a la vista, no descartó un descontento en la población. En ese sentido, detalló: "Habrá tensión social porque un municipal cobra $ 3.000, un docente inicial unos $ 4.000 y en el supermercado, la yerba vale $ 40, el café $ 50 y los lácteos subieron muchísimo. Se va a reflejar en la paritaria".

En tanto, el Gobierno de Entre Ríos inició ayer el debate sobre salarios al recibir, en el Ministerio de Trabajo, a la Asociación Trabajadores del Estado y a la Unión Personal Civil de la Nación. Luego mantuvo un cónclave con la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos y la Asociación del Magisterio de la Enseñanza Técnica. Ambas paritarias continuarán hoy tras un cuarto intermedio.

Neuquén arrancó el año arrastrando un duro conflicto con el sector de salud, donde la seccional de ATE -que espera una llamada del Ejecutivo- bloqueó ayer el tránsito en varios puntos del territorio que lidera Jorge Sapag, con epicentro de la protesta en los cortes de los puentes que unen el distrito con la ciudad rionegrina de Cipolletti.

Para la discusión paritaria, la gestión neuquina igualmente cuenta a su favor con el acuerdo que también logró Catamarca con las policías, al arreglar con éstas, según manifestó en su momento el jefe de Gabinete de la Nación, Jorge Capitanich, "en condiciones razonables conforme a su política salarial para el ejercicio fiscal 2014".

En Tucumán, el Gobierno de José Alperovich, tras días de reclamos y con un llamado al diálogo que arrancó el 2 de enero, cerró un acuerdo con los principales referentes de los gremios que representan a los empleados estatales para que los trabajadores reciban un bono extra de $ 1.000, por única vez, en dos partes: el primer pago se abonará de manera inmediata, mientras que un segundo se dará con el 20% de los haberes de febrero.

La desactivación acerca del pedido de un bono no calmó a la mayoría de los referentes sindicales tucumanos, quienes advirtieron que insistirán en la apertura inmediata de la paritaria con piso del 35%, tal como fue otorgado a la Policía tras el acuartelamiento de la fuerza de seguridad local y los posteriores episodios de violentos saqueos.

En Buenos Aires, el titular de SUTEBA, Roberto Baradel, fue más allá y sostuvo que "las paritarias se tienen que hacer el año anterior", ya que enero "tampoco es suficiente", y solicitó que este tipo de debates debe cerrarse "en el mes de noviembre del año anterior".

Los lineamientos acerca de cómo serán las paritarias generan aún más incógnitas tras las declaraciones de uno de los gremios más cercanos al Gobierno nacional, Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor, cuyo titular, Ricardo Pignanelli, expresó: "Arrancamos mal todos los años cuando decimos en enero que va a haber un 25% de inflación. Para combatir la inflación tenemos que plantear trimestralmente el aumento salarial. Eso sería una forma de combatirla. Trabajar con el trimestre anterior. Cada tres meses tenemos que valorar cómo anduvo la industria, y ahí pedir".

Comentá la nota