Abusos en Loventuel: la UTELPa no quiere que haya "prejuzgamientos"

La investigación por los episodios ocurridos en la Escuela Hogar de Loventuel incluye una disputa entre distintos sectores gremiales. UTELPa Provincial advierte que hay “un afán protagónico de algunas personas”.
El Secretariado Provincial del gremio que agrupa a la mayoría de los docentes salió a advertir cuál es su posición respecto de las denuncias por los abusos que se denunciaron en la Escuela Hogar de Loventuel: la Unión de Trabajadores de la Educación de La Pampa dijo que “lucha por los niños” y la comunidad educativa, pero bajo la advertencia de que no se manejará por “supuestos” o “sin pruebas”.

La postura del secretariado es, en rigor, parte de una interna gremial: la conducción de la Seccional del Oeste del mismo sindicato planteó en varias ocasiones que se sintió “en soledad” ya que -interpretan sus dirigentes- el Secretariado Provincial les soltó la mano.

Incluso en las últimas semanas se produjo otro choque, a partir de que la Seccional del Oeste y más precisamente la secretaria general Betina Policastro le apuntó a la coordinadora Marcela Borthiry, pidiendo incluso que la aparten de su cargo. La gremialista incluso advirtió sobre la posibilidad de que la docente fuera de alguna manera beneficiada por su hermano, el diputado Martín Borthiry.

Esa advertencia generó la reacción del legislador y un cruce de posicionamientos entre el Secretariado y la Seccional del Oeste, a tal punto que la UTELPa provincial pidió disculpas a Borthiry por lo que podían interpretarse como injurias.

Ahora, el Secretariado Provincial difundió una solicitada en la que “informa a la comunidad educativa el accionar llevado a cabo respecto a la Escuela Hogar de Loventuel”.

Es también un modo de responder a los cuestionamientos internos. “Desde un principio se acompañó y asesoró gremial y legalmente a los docentes que realizaron las denuncias de ’abuso’ hacia menores”, dijo el Secretariado.

“El caso -recordó- está en manos de la Justicia por lo que se promueve aportar todos los datos a la misma para que pueda resolverse a la mayor brevedad posible, fundamentalmente por tratarse de niños/as y teniendo en cuenta la Ley 26.061”.

“Se acuerda con la preocupación y lucha por la defensa de los niños/as y menores”, dejó en claro el gremio.

“UTELPa como sindicato docente insiste en la importancia que tiene diferenciarnos de la época más oscura y aberrante de nuestro país, no sólo desde lo discursivo sino en el accionar cotidiano”, comparó el Secretariado que comanda Claudia Fernández.

Señala la solicitada: “No acordamos con las prácticas de la presunción, el supuesto, el prejuicio, el juzgamiento prematuro y emisión de opiniones desde el desconocimiento y sin pruebas, sólo por un afán protagónico de algunas personas, como así tampoco apelar, desde quienes se constituyen en oposición a la utilización de diferentes ’ismos’ para generar juicios poco serios”.

“Insistimos -completa UTELPa- que habiendo tantos temas que requieren de todas las miradas y análisis que favorezcan el crecimiento y fortalecimiento de la educación pública, dicho accionar sólo conduce a desviar la mirada de lo que realmente debe preocuparnos y sin duda ocuparnos: alumnos/as, trabajadores/as de la educación, educación de calidad y comunidad en general”.

Betina Policastro había reclamado que el Ministerio de Educación apartara de su cargo a Borthiry, mientras la Justicia investiga su responsabilidad penal en el caso de los abusos sexuales denunciados en la Escuela Hogar de Loventuel.

Borthiry y la directora Ana María Garro están imputadas en la investigación que lleva adelante la fiscal Alejandra Moyano. A la coordinadora la acusan de no poner en conocimiento de la Justicia las denuncias de malos tratos y abusos que hicieron los padres de los alumnos y los docentes. A la directora, de abuso de autoridad, incumplimiento de los deberes de funcionario público y de la ley de menores.

Un cocinero del establecimiento educativo, Carlos Córdoba, está procesado por abuso sexual. La fiscal investiga otras denuncias sobre presuntos malos tratos y otros abusos que involucrarían a más personal de la institución.

“Pretendemos que Loventuel se convierta en un caso bisagra para que nunca más se tapen las denuncias sobre abusos de poder, violencia, violencia de género, discriminación y abuso sexual”, dijo Policastro.

“Que no estén procesados funcionarios de mayor jerarquía del Ministerio de Educación nos genera alarma y sospecha dado que tenían en su poder documentación sobre denuncias hechas en el año 2009. ¿El hilo se corta por lo más fino?”, se preguntó Policastro.

Comentá la nota