Acamparon frente a la casa del Rainone

Integrantes del Movimiento de Trabajadores y Desocupados (MTD) y de otras organizaciones sociales, rechazaron ayer al mediodía la propuesta económica presentada por el gobierno provincial, para renovar los subsidios que reciben en forma de becas, que están destinados a llevar adelante los pequeños emprendimientos productivos.
El monto ofrecido, que sólo estaría garantizado hasta marzo, alcanza los 60.000 pesos para ser repartidos entre 160 familias, y significa poco menos de la mitad de la cifra percibida en forma mensual durante este año.

De manera paralela al reclamo del MTD, frente al Palacio Municipal se concentraron los monotributistas que desde hace siete años brindan distintos servicios a la comuna. Se trata de 70 personas que realizan tareas de limpieza en establecimientos educativos, entre otras actividades, y se niegan a sufrir un drástico recorte en los haberes que perciben.

Los tercerizados se manifestaron en forma pacífica y pidieron por la presencia del intendente, Juan José Rainone. El reclamo de los monotributistas reside en que a fin de año les deben renovar el vínculo para que continúen cumpliendo las tareas que llevan a cabo, y aunque ello estaría asegurado, se oponen a que les recorten 1.200 pesos de sus haberes. Dicha reducción obedece al reajuste que lleva adelante el municipio para afrontar su déficit estructural.

Bronca.

Referentes del MTD, de la agrupación Madre Coraje y otras organizaciones, fueron recibidos ayer por el viceintendente, José Osmar García, por el secretario de Desarrollo Social, Daniel López, por la directora del área de Economía Social y Empleo, Yolanda Carrizo, por la presidenta del Concejo Deliberante, Graciela Brunengo, y por las ediles Paola Assone y Poy Carballo.

"Estoy con mucha bronca, porque el miércoles teníamos la expectativa de que este conflicto se solucionaría, y porque habían prometido los funcionarios que iban a conseguir los fondos para todas las familias", manifestó Ricardo Deudaeta, una de los voceros del MTD.

Tras salir de la reunión, los integrantes de las distintas organizaciones sociales, decidieron en asamblea, rechazar la propuesta del gobierno, puesto que esta solo les garantizaría la entrega de subsidios hasta marzo, y la cifra representaría la mitad de lo que perciben de manera mensual.

"Estamos sorprendidos por el engaño que llevó a cabo este gobierno, y por las ilusiones que generó la semana anterior. La provincia va a mandar aportes específicos de 60.000 pesos para atender a las 160 familias que integramos las organizaciones", manifestó el dirigente.

Defraudado.

Por su parte, Manuel Lazarte, otro de los referentes del MTD, manifestó que cada familia recibiría un monto máximo de 600 pesos, cuando hasta ahora las becas que percibían para llevar adelante los pequeños emprendimientos productivos, alcanzaba los 1200.

En referencia a esto, Lazarte se mostró "defraudado", y subrayó que "es bastante complicado el panorama para los desocupados". También se quejó porque en "momentos de crisis se les recorta a los que menos tienen" y a ningún funcionario "se le tocó el sueldo".

Tras rechazar la propuesta económica que no colmó en lo más mínimo sus expectativas, los trabajadores definieron continuar el plan de lucha. A media tarde decidieron trasladar sus reclamos frente a la casa del propio intendente, Juan José Rainone. Los manifestantes rodearon la vivienda y hasta pidieron la renuncia del jefe comunal, que se encontraba en el interior junto a su familia. Rainone intentó un diálogo con los integrantes de la protesta, pero no obtuvo ninguna respuesta.

Una sola unidad policial, que patrulló el barrio, formó parte de la discreta custodia que solicitó el intendente. Anoche los manifestantes acamparon en el lugar, a la espera de ser atendidos hoy a primera hora, por el secretario de Desarrollo Social, Daniel López.

Coment� la nota