Con acatamiento dispar, se cumple el paro docente en la Provincia

Con acatamiento dispar, se cumple el paro docente en la Provincia

Según los gremios, tuvo un cumplimiento de 90%. Pero Clarín pudo comprobar en una recorrida que varias escuelas abrieron sus puertas y dieron clases. El Gobierno prometió descontar el día a quienes no trabajaran hoy.

El paro docente convocado por el Congreso Extraordinario de la FEB y apoyado por todo el resto del Frente Gremial mostró un acatamiento más bajo que en los últimos paros docentes, durante la administración de Scioli. Según una recorrida de este diario por distintas zonas del Gran Buenos Aires, se pudieron ver escuelas que funcionaban con la totalidad de los profesores y maestros, aunque tampoco faltaron los colegios que se mantuvieron cerrados hasta con candado.

Según un relevamiento realizado por la FEB durante las primeras horas de la mañana en distritos testigos del Conurbano y del interior del territorio bonaerense, la adhesión fue de un 90 por ciento. Pero en distintos lugares parecería que el índice de acatamiento no alcanzó ese valor. Es que por ejemplo en El Palomar, Hurlingham y Morón había varias escuelas abiertas.

El Benjamín Matienzo de El Palomar tenía clases de manera normal, con todo su plantel docente en las aulas. A la vuelta, algo parecido ocurría con la Escuela Número 25, donde Víctor -un profesor- contó que sólo el 25% de los maestros acató el paro, el resto estaba allí parado frente a los alumnos. A unas cuadras de allí se encontraba la escuela 109 Provincia de Buenos Aires, con los chicos con guardapolvo que iban y venían.

Un caso particular se dio en Hurlingham, donde los directivos de la escuela Esteban Echeverría se desayunaron con la noticia de que su colegio había sido prendido fuego. El incendio afectó la sala de profesores, el buffet, la fotocopiadora y un aula. En total, unos 50 metros cuadrados: “La sensación que tengo es de impotencia, estoy triste. Dañar un colegio es gravísimo, ahora hay que poner el pecho y salir adelante”, contó la directora Fernanda Cabrera. La mujer evitó arriesgar hipótesis sobre quién lo pudo haber causado, especulan con que fue un grupo de alumnos, aunque no descartaron que hubiera sido por el paro.

También hubo centros educativos que optaron por ni siquiera abrir las puertas. Uno de ellos, el Doctor Longobardi de Sarandí decidió pegar un cartel en la puerta que alertaba sobre la medida de fuerza y un candado en la reja, como para que no queden dudas. Similar fue el estado de la N° 13 Dalmacio Vélez Sarsfield (Avellaneda), que si bien no había candados, nadie salió a atender a la prensa. Al igual que la escuela Comercial Número 1, también de la ciudad de Independiente y Racing.

Desde el gobierno provincial habían anticipado que les descontarían el día a los docentes que adhirieran. Aunque muchos lo negaron, ese también podría haber sido uno de los motivos por el cual algunos profesores decidieron asistir a clases. La huelga será por hoy para reclamar la reapertura de la discusión salarial, luego del aumento del 34,6% cerrado en febrero. El incremento se completó en julio y llevó el sueldo mínimo inicial a $9.801.

“Este paro es el resultado de la falta de respuesta del Gobierno a una serie de pedidos que venimos realizando los gremios, entre los que se incluye un incremento y recomposición salarial, pero también la regularización de trámites jubilatorios, mayor presupuesto para infraestructura y comedores, creación de cargos, entre otros”, indicó la presidente de la FEB, Mirta Petrocini.

Asimismo, la titular del gremio recordó que el Congreso del miércoles “convocó al paro pero también definió otras acciones que se irán implementando en el marco del Frente Gremial de no haber una nueva convocatoria y una propuesta concreta por parte de las autoridades provinciales”.

La recorrida de Clarín también encontró institutos que tenían un acatamiento dispar. Es decir maestros que habían dado el presente y otros que no.

Comentá la nota