Acatamiento parcial al paro de la CGT disidente y la CTA

El peaje permaneció con las barreras levantadas hasta las 16. En cambio, la mayoría de los docentes asistió a los establecimientos educativos. Hubo un fuerte reclamo contra el impuesto a las ganancias
Ayer prácticamente no hubo actividad bancaria ni recolección de residuos, el peaje de la ruta 3 permaneció con las barreras levantadas hasta las 16, y unos pocos productores agropecuarios se congregaron en la intersección de las rutas 3 y 85, para expresar su adhesión al paro nacional que impulsaron la CGT disidente, que lidera Hugo Moyano, y la CTA que preside Pablo Micheli, con el propósito de manifestar su rechazo a las políticas implementadas por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. En tanto, los establecimientos educativos funcionaron con normalidad, dado que el único gremio que adhirió a la medida de fuerza fue la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB). El escaso movimiento de la actividad bancaria fue el rasgo más sobresaliente del paro que se pudo observar en la zona céntrica de nuestra ciudad. Aunque, según pudo averiguar este diario, el Banco Nación brindó atención a algunos jubilados que no estaban informados acerca de la medida de fuerza y se acercaron para realizar una operación. "No había gente dentro de los bancos. La actividad prácticamente fue nula. El acatamiento fue muy importante no sólo en la banca pública, sino también en la privada", indicó el secretario de Interior de la Asociación Bancaria, Seccional Bahía Blanca, Nicolás D´Alessandro. Asimismo, sostuvo que aquellos empleados que cuentan con un mayor respaldo en el Banco directamente no fueron a trabajar. En cambio, muchos trabajadores de la banca privada permanecieron en sus puestos, pero no realizaron ninguna actividad. Con respecto a los reclamos que lleva adelante el gremio, D´Alessandro señaló que existen diversas cuestiones que deben ser revisadas. En principio, se oponen a la modificación del horario laboral, dado que se busca sumar una hora más de atención al público desde el 1º al 10 de cada mes, lo que generará más operaciones con la misma cantidad de empleados. "Hace más de dos años que se está pidiendo la incorporación de nuevos empleados para todas las entidades bancarias. En vez de tomar más gente, buscan abrir los bancos más horas para que entre una mayor cantidad de público con la misma cantidad de empleados", criticó. En segundo lugar, exigen el pago de las asignaciones familiares a todos los empleados. "Si bien tenemos la suerte de cobrar 7000 pesos, cuando otros no pueden hacerlo, queremos que nos paguen a todos por igual", expresó. También reclaman que se efectúe "el pago extraordinario a los jubilados y a los empleados una gratificación de fin de año", indicó. Por último, piden que se elimine el impuesto a las ganancias. "No se puede permitir que a partir de los 7000 pesos comiencen a descontar en forma mensual entre 500 y 700 pesos", dijo. Por su parte, los empleados adheridos al Sindicato Unico de Trabajadores de Peajes y Afines (SUTPA) de Tres Arroyos, al igual que el resto de sus colegas de la provincia de Buenos Aires, se plegaron a la medida de fuerza y suspendieron las actividades desde las 6 hasta las 16. El representante del citado gremio en Tres Arroyos, Maximiliano Llanos, expresó que el principal reclamo apunta a que se elimine el impuesto a las ganancias, que establece la quita de una parte de los ingresos a los trabajadores que cobran desde 5782 pesos en adelante. También informó que el gremio exige que se regularice la situación de las obras sociales y las asignaciones familiares, dos reclamos que se vienen efectuando desde el año pasado.

Comentá la nota