La UTA acató la decisión de Trabajo y levantó el paro de ómnibus

El secretario general de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), Roberto Fernández, firmó un acta con el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, donde anuncia que acata la resolución conjunta de las carteras laboral y de Transporte y levanta las medidas de fuerza.
“Calculo que en poco tiempo va a estar normalizado” el servicio de transporte de larga distancia, manifestó Tomada, quien agregó: “Esperamos y descontamos que el sector empresario va a acatar el compromiso que ha señalado y van a poner los micros a disposición”.

En el acta firmada, la parte sindical manifiesta que “acatará la Resolución Conjunta de la Secretaría de Trabajo Número 502/2013 y de la Secretaría de Transporte 264/2013 y levantará las medidas se acción directa que han afectado el normal funcionamiento del transporte de larga distancia desde el jueves 2 de mayo”.

De esta manera, ahora aceptan la decisión del gobierno de otorgar un aumento salarial del 23 por ciento para el sector, dispuesto el sábado. Desde entonces, se evidenció un reclamo del titular de la Cámara de Empresarios de Transporte de Larga Distancia, Mario Verdaguer, para que haya una “ayuda económica” para la actividad por parte del Gobierno nacional. “Llámenlo subsidio o cómo quieran”, explicó.

“Era una negociación colectiva que se terminó transformando en una presión para lograr subsidios del Estado, ahora hemos vuelto al tema que se trataba, prevaleció la cordura”, manifestó Tomada, en declaraciones al canal de televisión C5N.

En ese sentido, el ministro de Trabajo reclamó “que las empresas se hagan cargo de la debida autocritica de lo que ha pasado”. Y en alusión a los 400 mil pasajeros que quedaron varados por el conflicto, declaró: “No se condice con lo que estaba en discusión”.

El domingo, la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT), a cargo Ariel Franetovich, por encargo del Ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, sancionó a 130 empresas(228 actas de infracción) por dos motivos principales: incumplimiento de servicios y no atención a los usuarios (boletería cerrada).

Durante el tiempo que duró el conflicto, el Ministerio de Desarrollo Social dispuso de viandas y hoteles en la Ciudad de Buenos Aires para asistir a los pasajeros afectados. En tanto, con el mismo objetivo la cartera de salud trasladó a la terminal de Retiro una unidad sanitaria móvil con médicos y equipada con consultorios y medicamentos.

Comentá la nota