Aceiteros en “estado de alerta nacional” por despidos en Cargill

Aceiteros en “estado de alerta nacional” por despidos en Cargill

Así lo definió la conducción de la Federación Aceitera que lidera Daniel Yofra. Reclaman la reincorporación inmediata de los cesanteados en Villa Gobernador Gálvez, Punta Alvear y Bahía Blanca.

La Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina se declaró en Estado de Alerta, en el marco de un Plan de Lucha nacional por la reincorporación de los trabajadores despedidos en las plantas de la empresa multinacional Cargill ubicadas en Villa Gobernador Gálvez, Punta Alvear y Bahía Blanca.

La decisión responde al mandato aprobado por los delegados en el Noveno Plenario de Delegados de Base realizado en la Ciudad de Buenos Aires los días 14 y 15 de marzo del presente año. En ese marco, la Comisión Directiva y Administrativa dispuso profundizar el conflicto mediante la realización de las medidas de fuerza “que resulten pertinentes para garantizar el reingreso a sus puestos de trabajo de los compañeros arbitrariamente despedidos”.

El sindicato denunció que “la empresa multinacional Cargill se empeña en desconocer de forma reiterada el derecho fundamental de los trabajadores de “protección contra el despido arbitrario”, consagrado en el artículo 14 bis de la Constitución Nacional y en normas internacionales de derechos humanos”.

“La patronal ha reincidido una y otra vez en su accionar ilegal y discriminatorio, primero llevando a cabo despidos antisindicales, luego realizando un lockout patronal, y finalmente, persiguiendo a la Comisión Gremial Interna, quienes son los legítimos representantes de los trabajadores”, explicaron.

Además, indicaron que Cargill puso en riesgo la integridad psicofísica de las trabajadoras y trabajadores, ya que al despedir a los 45 trabajadores con experiencia en el oficio, han dejado sectores sin operadores que puedan garantizar el normal desarrollo de las actividades, para luego agravar la situación contratando trabajadores sin experiencia en la actividad. Esto ya ha provocado el accidente laboral de dos compañeros que entraron para reemplazar a los despedidos en el sector mantenimiento.

“Lo único que pretende Cargill es retornar al pasado, cuando los trabajadores no podían ejercer sus derechos, tenían salarios miserables y trabajaban en condiciones indignas”, concluyeron.

Coment� la nota