"No aceptaremos techo para discutir salarios y el 18% nos parece ridículo"

La sindicalista olavarriense Graciela Ramongassie (UDO) estimó que la suba salarial no debería ser menor al 25%. Dijo que se basarán "en la inflación real, y no en la del Indec". Y exigió el blanqueo de los ítems no remunerativos.
Todavía no terminó enero, y mientras docentes y alumnos olavarrienses disfrutan de sus vacaciones, los gremialistas del sector ya se preparan para encarar una serie de negociaciones con el gobierno provincial, que de antemano definen como "muy complicadas".

Maestros y profesores no volverían a clases en tiempo y forma si antes no consiguen un aumento salarial que los satisfaga. En todos los ámbitos docentes circula una versión que pone más que nerviosos a los planteles docentes de cada escuela: tanto el gobierno nacional como la administración del gobernador Daniel Scioli habrían fijado un límite máximo del 18% para discutir subas de haberes. "Y ése es un número que nosotros consideramos ridículo", dijo ayer, en forma tajante, la sindicalista olavarriense Graciela Ramongassie (UDO).

Tal como en los últimos días han venido repitiendo sus pares provinciales, Ramongassie advirtió que "los docentes no vamos a aceptar ningún piso ni techo para sentarnos a negociar la suba salarial que necesitamos". En el mismo sentido, comentó que "si es cierto que ése es el porcentaje que han puesto como techo, las cosas van a estar mal y nosotros no vamos a empezar las clases para cuando se ha anunciado", dijo.

"La propuesta que tenemos en la FEB (Federación de Educadores Bonaerenses) es la de no aceptar ni piso ni techo antes de sentarnos a hablar. Además, ese 18% que están proponiendo, o al menos haciendo circular por todos lados, como tope para las paritarias que se vienen nos parece ridículo, ya que es totalmente insuficiente", dijo Ramongassie.

De cara a las discusiones que vendrán con el gobierno bonaerense de Daniel Scioli, la gremialista local anticipó que "vamos a ir a negociar sin piso y sin techo, tomando como base los datos de la inflación que nosotros tenemos. Pero la verdadera, obviamente no la que sale del Indec".

Aunque aclaró que "todavía es muy temprano para poder saber qué es lo que finalmente pasará", Ramongassie sí comentó que "las últimas veces que nos reunimos habíamos acordado no comenzar las clases en el ciclo 2012 siempre que no haya una propuesta coherente para mejorar nuestros salarios. Y cuando hablamos de algo coherente, lógicamente que no estamos hablando del 18%", insistió. "Si no se mueven de ese número, de más está decir que no vamos a empezar las clases", subrayó.

Por etapas

La dirigente sindical de UDO aclaró que la discusión con los funcionarios designados por Scioli para participar de la negociación paritaria "deberá empezar por el blanqueo de todos los ítems no remunerativos que nos quedan en los sueldos. Esto es algo que nos quedó pendiente del año pasado, y que ahora tenemos que resolver. Queremos que esos puntos pasen a formar parte de los sueldos básicos. Digamos que ése es el punto número uno para tratar", priorizó.

"En principio se hablará de eso, y luego pasaremos al tema salarios, con una suba que esté por encima del 25 ó del 30 por ciento, ya veremos, pero nunca en el orden del 18% como están tirando hoy", dijo.

Respecto de los plazos fijados para el inicio de la negociación, Ramongassie recordó que "como sucede siempre, en la Provincia se espera que primero terminen las paritarias nacionales, porque ése se transforma después en el marco de referencia. Supuestamente, en Nación iban a sentarse a fines de enero, así que nosotros tendríamos que estar negociando en la primera o segunda semana de febrero. Espero que estos plazos se respeten, porque si no vamos a terminar discutiendo contrarreloj como pasa siempre", dijo.

Al no tratarse de un año electoral, los dirigentes gremiales son conscientes que de antemano alcanzar los objetivos que se propongan en el orden salarial será más difícil que de costumbre. "Cuando no tienen que asegurarse votos, a los políticos siempre les cuesta más dar los aumentos", ironizó ayer otra fuente sindical consultada por este Diario. No obstante, Ramongassie mostró expectativas "de que el gobierno asuma la responsabilidad y negocie con los gremios docentes en un marco de razonabilidad".

Los gremios unidos

Ramongassie, alineada en la FEB, vislumbró que una vez más los principales gremios docentes se unirán en el denominado Frente Gremial para llevar a cabo las negociaciones con el Gobierno. "Supongo que esto se va a mantener así, tal como ha sido en los últimos años. Seguramente, cada uno llevará sus propias propuestas a ese ámbito, pero siempre vamos a terminar yendo a hablar como Frente Gremial", comentó.

En los últimos años, cada vez que un paro docente fue convocado por el Frente Gremial, y no sólo por algunas de las asociaciones sindicales del sector, los niveles de adhesión han crecido en forma significativa. Y, obviamente, eso se transforma en un factor de presión hacia los gobernantes que los docentes no piensan desperdiciar

Comentá la nota