Acerca del incremento salarial para docentes

Una vez más como desde hace muchos años el inicio de clases está lejos de la alegría que significa el retomar la formación de nuestras jóvenes generaciones responsables del futuro patrio.

Una vez más como desde hace muchos años el gobierno provincial da acabada muestra de su desinterés por una buena educación para San Luis.

Una vez más, como desde hace años vemos que el importante crecimiento material se concreta merced a considerar como variable de ajuste los salarios de la totalidad de los empleados provinciales, más el manoseo de las instituciones republicanas.

Una vez más, como desde hace años el gobierno de Poggi otorga aumentos salariales a su exclusivo antojo y sin la discusión salarial que marca la legislación.

Claro está, que como estos aumentos se presentan como ligeramente mejores a los de otras provincias, sigue vigente el engaño aquel de “San Luis, otro país”. Cabe señalar que hasta el momento buena parte de los sueldos estatales de San Luis están por debajo de la media nacional.

El aumento 2014

Poggi anunció en conferencia de prensa y acompañado de su gabinete y de las autoridades de las Cámaras de Senadores y Diputados, un aumento del 30% para toda la administración pública, incluyendo Plan de Inclusión Social; los funcionarios tendrán un aumento del 20%.

Este 30% es menor al aumento del costo de vida de todo el 2013 más lo que va de este año, tomando en cuenta las propias mediciones del mismo gobierno.

Es decir que de entrada los “beneficiados” van a pérdida y terminan pagando ellos la inflación. Además, este aumento se efectivizará en tres cuotas, como si los empleados provinciales fuesen un plan de ahorro. A lo bajo del aumento se le agrega el pago en cuotas, así el porcentaje otorgado tan “graciosamente” por Poggi se diluye, también como en años anteriores, por el impacto del aumento del costo de vida que se acumulará mes a mes hasta cobrar todo ese 30%.

Los funcionarios cobrarán su incremento en dos cuotas y el Plan de Inclusión, completo en marzo. Otra forma de castigar a los empleados.

Este aumento, como ya se dijo, es para toda la administración pública, pero me explayaré un poco más en lo concerniente a los docentes.

Los salarios de los docentes

Ningún gobierno provincial ni nacional viene mostrando una verdadera intención por desarrollar de una buena vez una seria y definitiva política de estado que privilegie hasta lo necesario a la educación. Porque cualquier política que aspire a eso, debe comenzar necesariamente por poner en sitio de privilegio a la docencia, punto de partida imprescindible para luego marcar las exigencias en lo profesional, técnico, dedicación, etc.

No resultan creíbles las declaraciones estereotipadas acerca de la importancia que dicen darle a la educación. Mucho cacareo, pero los docentes no tienen el reconocimiento que su tarea merece en lo social y en lo material. Y así sigue nuestra educación, a los tumbos como zapallo en carro.

Con este aumento que otorga el gobierno de San Luis, nuestros docentes cobrarán al cobrar la última cuota, menos que los docentes de otras provincias sin los aumentos 2014.

El peor indicador como desde hace mucho es la persistencia en el error (?) de este gobierno en la consideración del segundo cargo docente, particularmente en el nivel secundario.

Los profesores de secundaria pueden acumular hasta 40 horas de clase por semana. Es un derecho que tienen y lo necesario como para vivir dignamente de su profesión y un límite justo para que puedan cumplir bien.

Sin embargo, desde hace unos 10 años en San Luis no se pagan esas 40 horas de la misma forma, sino a través de un sistema perverso y discriminatorio.

Hasta las 15 horas semanales, cada hora se paga hasta este momento con $127. Mientras que desde la hora 16 hasta la 40 se está pagando a razón de

$15 cada hora.

El reclamo de un pago justo abandonando esta cruel metodología viene de largo, ante el usual silencio de las autoridades.

Lo más grave es que en ocasión de anunciar este incremento salarial para 2014 y ante la pregunta de un periodista, el Gobernador Poggi dijo que “…ellos consideran a esas horas como una extensión de jornada”.

Una respuesta que ofende, que duele y que provoca la tentación de decirles algunas “palabritas de aquellas”.

¿Jornada extendida, cuando los docentes pueden cumplir hasta 40 horas semanales?

¿Por qué no prueba el gobernador, sus ministros y legisladores vivir con un salario docente por 40 horas pagado como pagan ellos?

¿Y si consideramos como extensión de jornada a los viajes que hace el gobernador y sus funcionarios y nos ahorramos los viáticos que cobran? Y que viajen por las suyas o a dedo como muchos de nuestros maestros.

Una profesora de secundaria con 30 horas, cobraría con este aumento, para el grupo de 16 a 30 horas casi $20 por cada hora; y si tiene que dejar a sus hijos con una empleada, deberá pagarle a ésta casi $30 la hora.

Recordando que la ley de educación le exige a los docentes una formación a nivel superior no menor a 4 años.

Lo dicho por Poggi es una ofensa, una falta de educación por ignorancia o por vocación. No obstante, debemos responder con educación y moderación. En

una de esas…. aprende.

¿Qué puede ocurrir?

Muy pocos pueden quedar satisfechos con esta forma unilateral y negada al diálogo de aumentar los salarios del gobierno de Poggi. Los sueldos siguen corriendo de atrás y en desventaja al aumento del costo de vida y no parece que se pueda esperar una respuesta esclarecedora a los muchos reclamos que esta decisión origina.

La cara de enojo que mostraron todos los acompañantes de Poggi en la conferencia de prensa, hace pensar que están decididos a enfrentar con fiereza los reclamos y eventuales medidas de fuerza.

Este casi seguro rechazo gubernamental a los reclamos, se asienta y fortalece en la alta precariedad laboral que existe en la provincia, en directores de escuela designados con criterios partidarios y por fuera de la prescripto en el Estatuto del Docente, en el castigo mediante el manejo de los conceptos docentes, en el descuento de inasistencias por paros, en jugar con la necesidad de las familias. En suma, en el temor instalado en el personal de la administración pública, educación, salud y seguridad.

El tema del pago de “doble cargo” fue instalado con intervención de algunos representantes de los mismos docentes y con la complicidad de algunos gremios; los que ahora, sin autocrítica, están en contra.

Los reclamos de años anteriores no llegaron a obtener la respuesta que merecen y necesitan justamente por ese temor a las represalias gubernamentales y por la desconfianza para con alguna dirigencia gremial.

Nos queda la obligación de conocer a fondo la problemática educativa y en particular la salarial docente, comprenderla, apoyar los reclamos, participar. No es solamente un reclamo por sueldos, se trata nada más y nada menos de comprometernos a fondo con el futuro argentino desde la educación.

Los gobiernos feudales, clientelistas, amigos de engrosar sus patrimonios; necesitan de un pueblo con educación escasa en cantidad y en calidad, maquillada con recursos de la tecnología y con palabras altisonantes.

Cualquier cambio que cualquiera de nosotros desee para la provincia o para la Patria toda, debe necesariamente asentarse en una docencia bien paga y bien reconocida socialmente, para que desde ese punto le podamos exigir lo que se necesita y lo que puede dar.

No dejemos solos a nuestros docentes, porque hacerlo es castigar al futuro de nuestros niños y jóvenes.

Resistir estos atropellos, repudiar los insultantes conceptos de Poggi en cuanto al “doble cargo”, acompañar a nuestros docentes y votar cambios profundos en cada elección hasta lograr tener un gobierno sensible a los valores, comprometidos con la dignidad de sus gobernados, con Bien Común y no tanto con su propio bienestar.

Comentá la nota