Aconseja no viajar

El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, señaló ayer que no veía “hacia adelante una salida” al conflicto del subte. A pesar de que el pedido del traspaso del subte formó parte de su programa de gobierno, Macri insiste en deslindar su responsabilidad en el gobierno nacional.
Además justificó el aumento del subte porque “queremos hacernos cargo”, pero reiteró que prefiere “que la gente no viaje en subte a que tenga un accidente viajando”.

“Cuando tenga capacidad de decirle a la gente ‘acá tengo un plan, que en este tiempo voy a poner el subterráneo en un estándar de seguridad internacional y va a poder operar’, ahí vamos a poder empezar una tarea, que va a llevar tres o cuatro años”, señaló el jefe de Gobierno porteño antes de viajar a la ciudad de Rafaela para presenciar la carrera de Súper TC 2000 junto a su aliado santafesino, el actor Miguel Del Sel. “Metrovías sigue teniendo el contrato de concesión con la Nación”, agregó, y destacó que “hacen falta meses de negociación y repasar deudas y temas técnicos y legales”, para que se haga cargo del servicio de subtes.

El conflicto por el subte por la negativa del Gobierno de la Ciudad del traspaso del servicio dejó a los trabajadores del subte sin paritarias. “Queremos hacernos cargo pero no tenemos una caja de 400 millones de pesos disponible para gastar en lo que queramos”, sostuvo Macri al intentar explicar el aumento del 127 por ciento en las tarifas de los subterráneos que decretó justo después de firmar el acta de traspaso con el gobierno nacional. “No le veo salida hacia adelante, porque es imposible que la Ciudad financie miles y miles de millones de pesos”, aseguró el jefe de PRO, y agregó que era “imposible asegurarle esto a la gente. Prefiero que la gente no viaje en subte a que tenga un accidente viajando”.

El jefe de Gobierno aprovechó para profundizar sus críticas al gobierno nacional al señalar que “es un tema ciento por ciento político contra la Ciudad por expresar una visión distinta de la Argentina”. En la misma línea, aseguró que “uno analiza las cosas que hicieron contra la Ciudad durante los últimos diez meses y es increíble: un aumento salvaje de la energía, más de cuatro veces el aumento de la energía eléctrica. También del gas y el agua. Sacaron policías de hospitales y escuelas. Ahora quieren fundir al Banco Ciudad”, exageró.

Comentá la nota