UOM acordó suba de 27,25%, pero Caló admitió: "No es lo ideal"

Trabajadores de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) sellaron su acuerdo salarial hasta marzo de 2015 con un aumento del 27,25 por ciento, que se abonará en dos pagos, un 15% desde abril y el otro, del 10% acumulativo, desde julio.

De esta forma, después de más de un mes de negociaciones, se cerró una de las paritarias clave que todo indica que será utilizada como "referencia" para el resto de las actividades que aún deben discutir sus actualizaciones salariales, ya que se trata del principal sindicato de la industria, que además es conducido por el titular de la CGT reconocida por el Gobierno, Antonio Caló.

Si bien la viceministra de Trabajo, Noemí Rial, anunció la cifra acordada del 27,25%, estaban en danza otras dos cifras, ya que el cálculo de un pago de 15% más otro del 10% acumulativo arroja un 26,5% de aumento total, mientras que la UOM deslizó que la suba finalmente será algo mayor a la anunciada por el Gobierno, llegando al 29,6%.

Ocurre que con algunos adicionales y determinados ítems que figurarían en la letra chica del acuerdo, los metalúrgicos estarían consiguiendo un aumento cercano al 30 por ciento.

Precisamente, esa cifra era la que reclamaba originariamente el gremio de Caló, pero en un sólo pago y acompañada por 4 bonos extraordinarios (dos de 1000 pesos y dos de 900), que finalmente habrían sido eliminados según lo anunciado en el Ministerio de Trabajo.

Rial informó el acuerdo alcanzado al dar una conferencia de prensa en la cartera laboral junto al ministro Carlos Tomada, Caló, los demás dirigentes de la conducción del gremio y autoridades de las cámaras empresarias del sector.

De esta forma, se garantizará un salario mínimo para los trabajadores del sector de 5.750 pesos, tras el primer tramo, y de 6.400 luego de que se abone el segundo, indicó Rial.

Por su parte, Caló, quien se mostró todo el tiempo con gesto adusto, reconoció que el acuerdo alcanzado "no es lo ideal, pero es lo posible", y añadió: "Los trabajadores esperábamos más pero es un acuerdo sensato y de sentido común".

Así se cerró la primera paritaria importante de 2014, algo que el Gobierno necesitaba exhibir cuando restan menos de dos semanas para el paro nacional que lanzaron las dos CGT opositoras y la CTA de Pablo Micheli, que promete paralizar el país el próximo 10 de abril.

La mayoría de los sindicatos enrolados en las centrales opositoras han manifestado públicamente su voluntad de lograr aumentos superiores al 35%, como el gastronómico Luis Barrionuevo y el camionero Hugo Moyano.

Comentá la nota