Si no se actualizan las tarifas de fletes de cereales habrá paro de transportistas

Los transportistas de carga de la provincial, especialmente aquellos dedicados al flete de la producción primaria, concretaban en las últimas horas de la tarde de ayer una reunión para determinar cuáles serían las medidas de fuerza que implementaran si en las próximas horas no se actualizan las tarifas del traslado de cereales.
La asamblea que convocó al transporte de distintos lugares del Chaco y de otras provincias que están trabajando en la zona, se concretaba al cierre de esta edición en la rotonda de intersección de las ruta 16 y 95 en la ciudad de Sáenz Peña. La reunión “en plena ruta” se concretó tras el fracaso de las negociaciones que se habían iniciado en el mes de diciembre pasado con los referentes del sector agrícola y la mediación de la Subsecretaría de Transporte de la provincia.

“Lamentablemente la firma de una acuerdo para la campaña de girasol se demoró por motivos que desconocemos y nos vimos en la obligación de convocarnos para decidir qué hacer con el flete del cereal”, explicó Raúl Fuchs, transportista de la zona de Villa Angela. La posición de la mayoría del sector transportista coincidía, desde antes del encuentro, en la intención de parar la circulación de los camiones hasta que no se autorice el aumento solicitado.

Sin concesiones

Es de recordar que en los primeros días de diciembre en la ciudad de Sáenz Peña se habían convocado los transportistas y los productores primarios representados por Federación Agraria Argentina para tratar el pedido de incremento de los valores de los fletes de cereales que solicitaban el sector del transporte.

En esa oportunidad y con la mediación de Marcelo López, subsecretario de Transporte, no hubo acuerdo. Las posiciones de cada una de las partes fueron firmes y sin concesión alguna de los principales protagonistas. Por un lado los transportistas explicaron que el aumento de los insumos y especialmente del gasoil, con la tarifa que rige desde marzo, los hace trabajar a pérdida; por el otro sector, los agricultores no admitieron la posibilidad de aprobar un incremento en los costos de producción que, según ellos, cada día son más elevados mientras que la cosecha se desvaloriza en los mercados.

En ese contexto de desacuerdo, esa primera reunión en el inicio de la cosecha de girasol derivó en un segundo cónclave que incorporó en la negociación al propio gobernador de la provincia, Jorge Capitanich.

Ilusión de acuerdo

Tras el encuentro de finales del año pasado realizado ya en Resistencia con la presencia del primer mandatario provincial parecía que el acuerdo se había encontrado. Entre el análisis de las posibilidades que no afectaran a las partes, surgió la propuesta de acordar un incremento del valor del flete a los puertos de Rosario “por el período correspondiente a la cosecha de girasol”.

La sugerencia, aprobada por los transportistas, establecía que el valor del flete a Rosario sería de doscientos veinte pesos la tonelada. El incremento no impactaría en los costos de producción porque el gobierno activaría un reintegro de treinta pesos por hectárea a los agricultores de hasta doscientas hectáreas. El acuerdo parecía haber llegado al menos para la campaña de girasol, acordándose que el flete de la soja sería motivo de otra negociación.

Solamente quedaba por redactar el documento con los detalles de lo acordado y la firma de las partes, lo cual nunca se llegó a concretar ya que los referentes chaqueños de Federación Agraria Argentina no avalaron la propuesta.

“Esperamos y como no pasó nada convocamos a la asamblea que definirá la postura de los transportistas. Los ánimos de los transportistas están muy caldeados y el rumor del paro se hace cada vez más fuerte si no se nos reacomodan las tarifas en los próximos días porque cada día aumentan los costos para sacar a la ruta un camión”, advierte Raúl Fuchs.

Reclamo a los acopios

Por su parte Zaid Tarabai, como referente del transporte del centro chaqueño, reclama “transparencia a los acopiadores”. Señala el transportista que “está demostrado que algunos acopiadores están haciendo descuentos por flete a los agricultores de más de doscientos cincuenta pesos por tonelada pero ese valor no es trasladado a los que hacemos el traslado del girasol a los puertos”.

Con las posición firme de los transportistas de actualizar las tarifas del flete de cereales, la semana en la que se están cosechando los últimos lotes de girasol podría tener un paro de camiones si así lo deciden los transportistas chaqueños.

Comentá la nota