No hay acuerdo y agentes de Tránsito siguen el paro

Durante buena parte de la mañana de ayer se prolongó la protesta de los empleados de Tránsito de la Municipalidad de Santa Rosa, que no obstante no recibieron respuestas alentadoras de las autoridades. "Nos llamó por teléfono (Miguel) de Elorriaga (secretario de Hacienda) y dijo que la propuesta sigue siendo la misma, así que vamos a seguir con las medidas", advirtió Víctor Schmidt, secretario general del SOEM.

Un importante número de manifestantes se reunió frente al palacio municipal, y además de los tamboriles y bombas de estruendo, quemaron gomas frente al edificio y también en las esquinas de la Avenida San Martín con Avellaneda y Gil, lo que hizo que el tránsito vehicular fuera interrumpido casi hasta el mediodía".

La densa humareda provocó inconvenientes, y hasta determinó que la presidenta del Concejo Deliberante, Liliana Robledo -ante el ingreso del humo a las oficinas, que precisamente dan a Avenida San Martín- decidiera dar asueto al personal.

"La protesta lleva ocho días y vamos a seguir hasta que nos den una respuesta satisfactoria", señaló el gremialista. Nosotros solicitamos de entrada un 40% de adicional para los agentes de tránsito y un 30% para el personal de carné. Después hicimos una nueva propuesta del 37% y el 27%, pero el Ejecutivo no nos da respuestas positivas", explicó Schdmit.

-¿Es decir que todos estos días no hay control alguno en el tránsito de la ciudad?

-Sí, es así. La gente de Tránsito está de paro en un cien por ciento. Son más de 60 personas entre los inspectores y la gente que trabaja en la confección de los carné. Lo cierto es que estamos todos unidos en el reclamo.

En ese instante el diálogo de LA ARENA con el gremialista se interrumpió por la explosión de una bomba de estruendo, que afectó directamente a un perro vagabundo que estaba en las inmediaciones.

-¿Vio eso?

--La verdad no vi (la bomba)...

-¿No le parece que está bien protestar pero no esto, y además cortar las calles precisamente cuando son agentes de tránsito?

-Nosotros tenemos que hacernos escuchar de alguna manera. Son formas y formas, y es la que encontramos de llamar la atención. A nadie le gusta, pero no nos dejan otra modalidad y nos obligan a estar siempre al límite.

-¿Y el día que tengan que actuar cuando algunos otros manifestantes hagan lo mismo?

-Nosotros no hacemos eso. No molestamos a la policía en su momento, tampoco a la gente que protesta por el tema de las viviendas...

-No consiguen hablar con el intendente.

-Con el intendente tuvimos dos reuniones. La última fue el 30 de diciembre a las 9 y media de la mañana, cuando nos dijo que íbamos a trabajar en conjunto con el gremio. Pero resulta que a las 10 dio a conocer un memorándum diciendo que se sacaban las horas extras y otros beneficios. Hablamos una cosa y a los cinco minutos sale con otra cosa. Es una mentira tras otra, hay cero diálogo y no nos dejan otro camino. La protesta va a seguir hasta que no haya una respuesta, y ahora además estamos acompañados por la intersindical.

Lo que nos parece es que este hombre (el intendente Luis Larrañaga) no tiene diálogo con nadie. Ya digo, el 30 de diciembre salimos contentos de esa reunión y a la tarde nos salió con otra cosa... así no podemos creerle nada.

Ayer, mientras se manifestaban, se conoció que el intendente -acompañado por el secretario de Obras Públicas, Daniel Ucciardello- se encontraba en Capital Federal haciendo diversas gestiones. Hubo sí una comunicación que los trabajadores recibieron del secretario de Hacienda, Miguel de Elorriaga, quien les expresó que el ofrecimiento de la municipalidad seguía siendo el mismo: un 30% de adicional para los inspectores de calle y el 20% para los que trabajan en la confección de los carné.

"Estamos lejos y vamos a seguir con la protesta, cortando en distintas calles", prometio Schmidt.

Una bomba afectó grave a un perro

En el momento que un cronista de LA ARENA dialogaba con el secretario general del gremio de los municipales, Víctor Schdmit, se produjo una importante explosión que alarmó a muchos de los que en el lugar permanecían algo distraídos.

La detonación fue tan fuerte que un perro callejero sufrió las consecuencias. El pobre animal quedó tirado sobre el asfalto, en una escena conmovedora. De una de sus orejas y de su boca se desprendían borbotones de sangre y produjo un charco en el asfalto en el lugar que estaba tendido el can.

Alguna llamada telefónica pretendió ubicar a un veterinario, pero otro periodista reaccionó convocando al lugar a Rita Soublé, presidenta de Apani, quien poco después llegó en su vehículo particular.

Con un par de personas que colaboraban subió al perro al auto y partió rumbo a un veterinario. Después se informó que el perro había sufrido "rotura de tímpanos y también tenía la garganta y la lengua quemada".

Un suceso bochornoso que mortificó a quienes lo observaron. Una demostración más que ese tipo de extremos, en los que se utilizan bombas y petardos son un peligro cierto para la humanidad de quien tenga la mala fortuna de que le exploten al lado. Poco antes, alguna explosión había producido el rápido alejamiento -despavoridos- de otros perros.

Comentá la nota