“Un acuerdo de cúpula sin consenso”

“Un acuerdo de cúpula sin consenso”

La Conagres fue cuestionada desde el propio gremio de Micheli.

El acercamiento de la porción de la CTA que encabeza Pablo Micheli con el agrupamiento cegetista de Hugo Moyano le está trayendo más de un dolor de cabeza al dirigente estatal. “Micheli acuerda con Sutecba, los verdugos de ATE en la ciudad, junto a Mauricio Macri”, señaló a Página/12 Alejandro Gianni, dirigente de ATE Capital, aludiendo a Conagres, el espacio de sindicatos estatales que lanzaron Micheli y Moyano.

“La Conagres es la continuidad de la política de los hechos consumados de Micheli, un acuerdo de cúpula sin consenso en las bases”, destacó Gianni, ante la presentación de la Coordinadora Nacional de Gremios Estatales (Conagres) que responde a los dirigentes sindicales opositores. Micheli y Moyano se encuentran en medio de una campaña de cara a las elecciones legislativas de octubre, en las que ambos tienen puestos los ojos con proyectos políticos propios. En la reunión de sindicatos estatales se resolvieron algunos puntos concordantes con la agenda que llevan adelante los dirigentes de la CGT y la CTA disidentes, que ya comenzaron a hablar de un paro para el 14 de abril.

Hace ya un tiempo que Micheli observa cómo su influencia entre los trabajadores del Estado se reduce ante sus posiciones “alejadas de la democracia sindical”, como califican su actitud los dirigentes de ATE. A partir de los primeros paros convocados en conjunto con Moyano, sin discutirlo con los afiliados, comenzó a resquebrajarse la unidad de distintos sectores con los que había llegado a las elecciones del gremio, y la asociación con Sutecba terminó de cerrar el círculo. La grieta se fue abriendo y Micheli queda cada vez más aislado en su propio gremio, a pesar de los esfuerzos del sector mayoritario por alcanzar el consenso interno.

“Impulsa un acuerdo de cúpula sin consenso en las bases. A los trabajadores de la Ciudad de Buenos Aires les impone un acuerdo con el gremio de los municipales porteños, que encabezan Amadeo Genta y Patricio Datarmini, verdugos de ATE en la ciudad, junto a Mauricio Macri”, señaló el dirigente de la seccional porteña de los trabajadores del Estado. Los delegados de ATE no reconocieron la legitimidad de la convocatoria a un plenario por entender que “algunos dirigentes han decidido avanzar solo representando a una fracción del gremio”. Así, destacaron que rechazaban “enérgicamente la falsa dicotomía entre kirchnerismo y antikirchnerismo”, para priorizar “un gremio democrático, de lucha y con autonomía”.

Comentá la nota