El acuerdo de Moyano facilita la sintonía entre Macri y los gremios

El acuerdo de Moyano facilita la sintonía entre Macri y los gremios

Camioneros lograron un aumento del 37% y desactivaron la única protesta gremial de alto perfil que alteraba la paz entre el Gobierno y los principales sindicatos de la CGT. 

Con una intervención personal deHugo Moyano, los Camioneros lograron un aumento del 37% y desactivaron la única protesta gremial de alto perfil que alteraba la paz entre el Gobierno y los principales sindicatos de laCGT. Culminó así un pico de tensión que preocupaba a sus colegas, porque los principales jerarcas quieren cerrar filas para erguirse como garantes de la gobernabilidad.

La idea es que no hayacimbronazos antes del congreso de unidad cegetista, el próximo 22 de agosto. Por ahora, la fórmula que más fuerza tracciona es la de un triunvirato que permita contener a todos los sectores. Con la unidad atada, buscarán negociar con el Gobierno más participación en la toma de decisión a cambio degarantizar la paz social en un momento delicado.

Con un pie fuera de la dirección, Moyano había activado una fuerte paritaria –algo tradicional en su gremio– con reclamos del 42% y un bono por Ganancias. La preocupación surgía porque este año coincidía con otras disputas que lo enfrentan al Gobierno, como la pelea por la dirección de la AFA. Sin embargo, tras amenazar con desatar una protesta nacional, Moyano logró acordar con los empresarios un aumento superior al promedio de este año. Distintas voces afirman que, en paralelo, hubo gestiones ante el Ministerio de Trabajo para garantizar que no habría una revisión de las afiliaciones que logró su gremio a costa de otros sindicatos, como Comercio.

Camioneros acordó un aumento del 37 por ciento y suspendió el paro

El moyanismo también realizó gestos de paz hacia el interior de la CGT, al suspender una campaña que pujaba por un lugar en la dirección para su hijo Pablo. En las últimas semanas, desde Camioneros habían alentado la posibilidad de que el adjunto de Camioneros, la cara más combativa del moyanismo, fuera el candidato a secretario general o el representante de la CGT Azopardo en un eventual triunvirato.

Pero en los últimos días hubo señales claras de que Juan Carlos Schmid, titular de laConfederación Argentina de los Trabajadores del Transporte, será el candidato a integrar un triunvirato que comande la nueva CGT a partir del 22 de agosto. Junto a él se perfilan los nombres de Héctor Daer (Sanidad) –como representante de “Los Gordos” y la mayoría de la CGT de Antonio Caló– y Carlos Acuña (estaciones de servicios) en representación de la CGT de Luis Barrionuevo.

Con Moyano adentro, el único problema que enfrenta el plan de unidad son las protestas de algunos gremios pequeños que perderían protagonismo. Hay unos 35 puestos en la comisión directiva para dividir. Hay incluso temor de que algún disconforme pueda generar problemas durante el congreso. Por eso hay contactos para desactivar cualquier inconveniente.

Comentá la nota