Sin acuerdo con los portuarios pero con diálogo

Sin acuerdo con los portuarios pero con diálogo
Pese a las expectativas que ambas partes mantenían, el encuentro que la concesionaria de la terminal marítima Patagonia Norte y el Sindicato de Obreros Portuarios (Sopsao) protagonizaron ayer no llegó a acercar posiciones, y la reunión pasó a cuarto intermedio hasta el jueves.
El cónclave, que se llevó a cabo en las dependencias de la Secretaría de Trabajo de Viedma, comenzó después de las 11 y se extendió hasta poco antes de las 17, hasta que tanto el gremio como la firma optaron por levantar la reunión, que retomarán en la misma sede pasado mañana a partir de las 15.

Poco después de la finalización de la paritaria, el titular del Sopsao confirmó que mantendrá el compromiso asumido el jueves pasado, día en que los obreros decidieron levantar las medidas de fuerza que por más de 48 habían paralizado la actividad del Puerto. "Queremos arribar a un acuerdo, por eso vamos a esperar una definición, pero la cosa es difícil porque la empresa se mantiene firme en unos porcentajes de aumento que a nosotros no nos cierran", manifestó ayer Julio Cullumilla, el secretario general del gremio de los portuarios. Si en algo coinciden tanto él en representación del gremio como los referentes de la empresa es en su definición de aquello que impide encauzar el diálogo, porque ambos admiten que el objeto de la discusión sigue siendo el punto de desencuentro. Lo que pretende Patagonia Norte es que quede afuera del debate todo punto vinculado a lo convencional y que la discusión se centre sólo en el porcentaje de aumento, fijando como parámetro la escala salarial vigente para la actividad entre el 1º de enero y el 31 de diciembre de 2012. Sopsao, por su parte, considera que la aplicación de esos parámetros no lograría actualizar de una manera justa sus haberes, que quedaron retrasados debido a que hace tiempo no se discuten temas que tienen que ver con lo convencional, de los que depende el cálculo de sumas que repercuten en ellos de manera directa. Debido a esto, quieren que la cifra de aumento a discutir supere esos límites, o de lo contrario que el juego se abra y lo convencional también se negocie.

"La propuesta formulada por nosotros – expresó ayer Cristian López, el gerente de la firma– supone una recomposición del orden del 21% sobre las remuneraciones fijas y un 30% sobre las variables de productividad, lo que arroja un incremento del 25% promedio, respecto de la escala salarial del año anterior. En este marco estamos dispuestos a buscar alternativas que satisfagan las expectativas de los trabajadores, porque creemos que nuestra oferta es razonable y que el impacto en el bolsillo de los estibadores será significativo, en función del incremento del volumen de exportaciones previsto para este año" agregó el empresario.

Comentá la nota