Sin acuerdo por el precio de la fruta

Weretilneck estuvo casi 4 horas reunido con representantes de CINEX, CAFI y productores, pero los números económicos están lejos de quedar sellados.

Sin acuerdo, aunque con la posibilidad de seguir el diálogo, concluyó ayer la reunión que mantuvo el gobernador Alberto Weretilneck con dirigentes de la Federación de Productores de Río Negro y Neuquén, de CAFI y de CINEX, en busca de un precio referencial para la fruta.

Los participantes quedaron en mantener un nuevo encuentro el martes próximo, en un lugar todavía por definir. La voluntad de seguir acercando posiciones está pero todavía se está lejos de un entendimiento que permita aventar definitivamente los fantasmas de acciones de protesta por parte de los chacareros.

La cita se dio ayer en la Asociación Española, a partir de las 10. Además del mandatario provincial, estuvieron presentes los principales referentes del quehacer frutícola como Jorge Figueroa, titular federativo, y Marcelo Loyarte, director ejecutivo de los empresarios del empaque.

Primero tuvieron lugar las conversaciones con los jugueros de CINEX y después con los empresarios de CAFI. Se trabajó por separado en procura de respetar las particularidades de cada sector. Y al final también se habló con la prensa por separado, lo que resultó un indicio evidente de que no hubo ningún acercamiento.

El planteo de la Federación fue muy claro. Para ellos, los valores deben respetar los costos de producción y por eso para la fruta de industria el monto propuesto es de 1 peso por kilo, en tanto que para la fruta de empaque el monto requerido es de 1,50 pesos.

Sin embargo, tanto CINEX como CAFI desestimaron la posibilidad de alcanzar esos precios en razón de los mayores costos que están enfrentando y por la incertidumbre que todavía existe en distintos ítems de sus ecuaciones económicas. Entre ellos, los que tienen que ver con los salarios puesto que todavía están en proceso de negociación las paritarias en sectores como los que conforman los obreros rurales y los del empaque.

De esta forma, la posibilidad de que surjan problemas de conflictividad entre los chacareros aún no puede ser descartada, aunque la apuesta por las conversaciones y la busca de consenso están aún vigentes. La semana que viene puede resultar clave en este aspecto.

“Con CINEX y con las empresas nos quedó un sabor amargo porque no hemos podido acordar aquello que nosotros teníamos la ilusión de lograr. Pero quedó la alternativa de un nuevo encuentro en los próximos días, en los que esperamos que podamos empezar a cerrar algunas de las tantas cuestiones que hemos tratado en conjunto”, manifestó Figueroa.

Escepticismo

Enfatizó que “con respecto a la industria, estamos muy lejos del valor que cubra nuestro gasto para producir y para poder levantar la fruta. Ellos están muy escépticos en cuanto a la realidad de los mercados, están diciendo que no van a llegar a los valores que se abonaron el año pasado y eso genera la imposibilidad inclusive de que los productores podamos realizar alguna recolección”.

En cuanto a CAFI, “estamos en una situación igual. Los números que se han barajado fueron similares a los del año pasado. Esto nos pone en una situación crítica porque nosotros estamos en este momento viendo algunos datos que influirían en nuestros costos, como el de paritarias, y el hecho de no tener certidumbre con respecto a los valores y que sean igual a los del año pasado, nos va a provocar un retroceso”, afirmó.

Aspectos positivos de la reunión de ayer fueron, para los productores, los abiertos para analizar con las empresas del empaque “algunas cuestiones estructurales que podemos llegar a evaluar en conjunto, y en las que podemos ir de la mano del gobierno”.

“Lo bueno ha sido que los sectores nos pudimos juntar, pudimos analizar la situación y quedó en claro la crítica realidad en que está hoy el productor. Como ya lo hemos dicho en otras ocasiones, estamos en una situación de exterminio”, aseguró.

Reiteró que a CAFI se le pidió que se cubran los costos de producción, al igual que a CINEX, aunque a esta última entidad también se le solicitó que los valores cubran los costos por levantar la cosecha.

Ante este panorama, se buscará en la próxima reunión “acordar cuestiones en común, estrategias en común, conjuntamente con el gobierno de la provincia, para lograr en algún lugar un punto de inflexión que nos permita acercarnos a los valores que planteamos”.

Según Figueroa, Weretilneck reconoció ante productores y empresarios que “en materia estructural ha tenido una falencia y en función a esto se puso a trabajar”.

Versiones conocidas ayer indican que desde el gobierno nacional habrían pedido al gobernador Weretilneck que no se vuelvan a dar conflictos en Río Negro, tras los saqueos y la crisis en Bariloche.

Comentá la nota