El acuerdo sigue varado

El acuerdo sigue varado

El gremio continúa con bloqueos frente a los principales puertos privados del cordón industrial. "No perseguimos cuestiones políticas", planteó un dirigente.

Un centenar de barcos aguardan en el río Paraná que la actividad se reanude.

La lucha gremial que sostienen los trabajadores aceiteros cumplió su 24º día de huelga sin avances en la negociación paritaria y con la posición resuelta a continuar con bloqueos frente a las principales plantas graneleras y puertos privados del cordón industrial. "Como no hubo una nueva oferta, la medida de fuerza sigue. No perseguimos cuestiones políticas", planteó Daniel Yofra, el secretario general de la Federación de Aceiteros. Mientras tanto, un centenar de barcos aguardan anclados en distintos puntos del Río de la Plata y del Paraná, a la espera de que la actividad se reanude, igual que cientos de camiones varados en los accesos a los puertos. Las empresas hicieron llegar el mensaje de que la prolongación del parate les interrumpe el flujo de ingresos y, advirtieron, así no podrán afrontar el pago de ningún aumento salarial. De paso, volvieron a recordar que cada buque en espera les depara costos entre 15 y 20 mil dólares diarios.

La puja del sector que controla la actividad de mayor volumen de exportación hizo sentar el miércoles a la mesa al ministro de Economía, Axel Kicillof, junto con el de Trabajo, Carlos Tomada, pero ni así alumbró una salida posible. "Le explicamos al ministro cuál es nuestra posición, que no es un capricho ni es electoral. Sólo queremos llegar a un arreglo y que los trabajadores se sientan satisfechos", explicó Yofra, con el aval de una asamblea gremial que votó por perseverar con la huelga.

La negociación había comenzado a principios de mayo y las cámaras patronales que participan del convenio Ciara, Ciavec y Carbio habían ofrecido en un principio sólo 24 por ciento de aumento salarial, mientras que la Federación de trabajadores sentó desde el vamos su intención de llevar el salario inicial a 14.931 pesos, lo que en términos porcentuales implicaba un incremento de 42 puntos. Con un paro contundente y bloqueos de las terminales agroexportadoras, las partes arrimaron posiciones hasta pactar el viernes una mejora salarial del 36 por ciento, pero entonces el Ministerio de Trabajo nacional se opuso a homologar ese acuerdo, según la posición sostenida por el gobierno de no convalidar aumentos por encima de los 30 puntos.

"El salario de los trabajadores no genera inflación", protestó ayer Yofra ante la posición gubernamental que les impide al gremio y a la patronal concluir el conflicto. "Hay una cuestión política en el medio que estamos tratando de revertirla en estos días. No hubo aprietes, y tampoco hay intención de nuestra parte en generar inestabilidad, sino de buscar una salida a favor de los trabajadores", dijo el titular de la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines, tal su nombre completo.

Desde el sector patronal alertaron que la extensión del conflicto empieza a hacerse notar en el faltante de aceite en las góndolas del comercio minorista. El titular de la Cámara de Actividades Portuarias y Marítimas (Capym), Guillermo Wade, dijo que en el río Paraná, a lo largo de la región Rosario, hay 45 buques en rada y sin poder atracar.

"Al no poder exportar el maíz y la soja, no sólo los buques están varados frente a los puertos de la región, sino también decenas de camiones en las rutas. No hay acopio, ni precio de referencia de los cereales, ni se puede moler la soja. Además, al no haber exportaciones, el gobierno tampoco puede percibir las retenciones por ese concepto", expuso el empresario.

Comentá la nota