Adivinen qué paso ahora

Trabajadores y empresarios de Paraná Metal continuaron ayer discutiendo en el Ministerio de Trabajo de la Nación los puntos del acuerdo para la reapertura de la planta, aunque decidieron pasar a un nuevo cuarto intermedio para el lunes a las 15.
Una clara señal de que las negociaciones seguían trabadas fue la que dieron los directivos de la UOM nacional que participaron de la reunión. Tras varias horas de espera, los gremialistas encabezados por el secretario Administrativo, Naldo Brunelli, decidieron retirarse de la sede porteña de la cartera laboral, disgustados por las continuas dilaciones de la empresa.

Esta situación contrastó con la expectativa que se había generado entre los operarios, que vislumbraban la posibilidad de firmar un acuerdo. Pero voceros de Inversora MyS señalaron a este diario como "poco probable" que se rubricara, aunque adelantaron que ya "estaban definidas" las personas que iban a ingresar a la planta, y que el punto de discusión se basaba en la duración del convenio, aclarando que una vez finalizado, el resto "se desvincularía de la empresa" según el artículo 245 de la Ley de Contrato de Trabajo.

Más tarde, y en declaraciones a Radio 2, el gerente general de Paraná Metal, Daniel González, aseguraba que la empresa "no puede operar hoy con no más de 300 personas entre operarios, personal de supervisión y gerencia", y que más allá de reconocer el impacto social que tiene un conflicto de estas características, la compañía arribó a una realidad económica que la hace "inviable con la estructura actual".

El directivo consideró además que si los trabajadores hablaban de avances en la negociación, estarían aceptando la propuesta de la empresa para que ingresen 300 personas, pero destacó que "el punto fundamental es que al cabo de los próximos seis meses, luego de un sistema de rotación de los empleados que percibirán un subsidio estatal, esta compañía tiene la necesidad de desvincular al resto de las personas".

En tanto, los trabajadores continuaban con los cortes intermitentes en la autopista Rosario Buenos Aires, a la altura del puente de acceso a Villa Constitución, liberando a la noche las colectoras. Hoy, en asamblea, decidirán los pasos a seguir mientras aguardan por la resolución del conflicto.

Coment� la nota