Advertencia sindical si Macri veta emergencia

• SUBE EL TONO PARA ACTO DE CGT Y CTA DEL 29 DE ABRIL.

• YA HABLAN DE MEDIDAS.

La posibilidad de anunciar medidas de fuerza el 29 de abril comenzó a tomar impulso entre las cinco centrales obreras que confluirán en un acto por el Día del Trabajador. La elevación del tono y la chance concreta de un escenario de conflictividad quedó planteada una vez que el Gobierno dio a conocer que vetará la eventual sanción de una ley de emergencia ocupacional (con aumento de la indemnización legal) que impulsan los gremios con los bloques opositores. 

Ayer fue un día de deliberaciones para el sindicalismo tradicional. La CGT de Hugo Moyano reunió su Consejo Directivo en la sede de Azopardo para delinear su participación en el acto, confirmado en su emplazamiento original, frente al Monumento al Trabajo, a pesar de que algunos sectores habían planteado mudarlo a las puertas del Congreso por su prevista masividad. En el encuentro el camionero avisó que llevará de su gremio unos 50 mil manifestantes. Con el resto de esa central obrera y la participación de las otras cuatro, los organizadores hablaron ayer de un piso de 100 mil concurrentes

Otra confirmación de ayer: hablarán los cinco líderes, Moyano, Antonio CalóLuis Barrionuevo (por sendas versiones de CGT), Hugo Yasky Pablo Micheli (uno de cada CTA), y se espera de algunos de ellos pedidos explícitos de ir a una confrontación con el Ejecutivo. "Si el Gobierno frena o insiste en vetar la emergencia ocupacional no tengo dudas de que tenemos que ir a un paro nacional en mayo", le dijo a este diario Micheli. Con matices, el resto de las organizaciones prevé al menos un agravamiento del tono hacia la administración deMauricio Macri

Jorge Sola, del gremio del seguro y miembro de la CGT de Moyano, se mostró más cauto pero advirtió que el acto, que en principio debía conmemorar el Día del Trabajador, "mutó a una movilización que tiene mucho más de reclamo ante la falta de respuesta por parte del Gobierno". Las banderas compartidas por las cinco centrales pasan por un freno a los despidos, la modificación integral e inmediata del Impuesto a las Ganancias y una mejora extraordinaria a los jubilados, entre otros puntos. Para el dirigente, la convocatoria será de por sí una protesta contundente por entender que "ningún político puede juntar tanta gente hoy como el movimiento obrero".

En el resto de las centrales el clima suma belicosidad cada día. Barrionuevo, un aliado de arranque de Macri con múltiples nexos con las nuevas autoridades, elevó el tono de protesta en las últimas semanas hasta convertirse en el principal impulsor de una escalada de reclamos. Una de las razones, la caída en el empleo en el sector gastronómico, su gremio. Algo similar ocurre con Caló, que lanzó un paro de los metalúrgicos para el 5 de mayo frente al poco avance en la negociación paritaria con las cámaras industriales de su actividad y la ola de despidos en algunos rubros.

Yasky, por su parte, coincidió en la necesidad de "profundizar las acciones" aunque planteó antes "discutir cada paso". Los organizadores del acto volverán a reunirse hoy a las 11 en Azopardo, mientras que entre el lunes y el martes habrá un encuentro de los cinco líderes para escenificar otra foto de advertencia al Gobierno.

Comentá la nota