UTA advierte “días complicados” por problemas con Ersa y Autobuses

UTA advierte “días complicados” por problemas con Ersa y Autobuses

“Quieren tocar nuestro convenio, les vamos a dar batalla hasta el final”, dijo el titular del gremio al referirse a ambas empresas.

La nueva conducción de la UTA salió con los tapones de punta contra el grupo empresario de Juan Carlos Romero y Alejandro Rossi, dueños de Ersa y Autobuses Santa Fe respectivamente. El secretario general del gremio que representa a los choferes del transporte, Ricardo Salerno, dijo ayer que ambas firmas no están respetando el convenio de Córdoba y advirtió “días complicados” para las próximas semanas. 

Tras la audiencia que el sindicato mantuvo ayer con representantes de Autobuses en la sede del ministerio de Trabajo de la Provincia, el flamante titular de UTA dijo que, además de los problemas por incumplimiento en el pago de vacaciones y cuotas alimentarias por los que se realizaron asambleas, hay inconvenientes con los francos, las horas extras y liquidaciones hechas en negro. Según señaló a esos incumplimientos, en ambas empresas se le suman problemas de infraestructuras en las puntas de líneas, falta de insumos y herramientas en los talleres. Es por ello que el gremio le solicitó a la cartera laboral de Córdoba que conduce Adrián Brito, que intervenga y realice inspecciones en los predios de las concesionarias. Tal como ocurrió con Autobuses Santa Fe, hoy tendrá lugar una audiencia con la empresa Ersa para evitar nuevas medidas de fuerza. 

“Se vienen días complicados Esta gente está acostumbrada a manejarse como lo hace en las otras ciudades, avasallando derechos. Acá quieren avanzar sobre nuestro convenio y no se lo vamos a permitir. Les vamos a dar batalla hasta el final”, dijo ayer Salerno. 

Asimismo, el dirigente gremial cargó contra la gestión del intendente Ramón Mestre al asegurar que la Municipalidad de Córdoba es “partícipe necesario en esta situación” ya que como poder concedente del servicio “no actúa”. Salerno recordó que tanto el nuevo marco regulatorio como en los pliegos del nuevo servicio de transporte urbano de pasajeros, están dadas todas las garantías para los trabajadores y quedan establecidas claramente las exigencias para las empresas. “Resulta que las condiciones de trabajo en cuanto a infraestructura en las puntas de líneas son muy malas, y nadie controla nada. La empresa incumplió con algunos pagos y el municipio no intervino. Yo me pregunto que hay detrás de todo esto, algo raro hay”, agregó el sindicalista. 

Cabe recordar que de manera sorpresiva, los choferes de Autobuses realizaron un paro casi de 24 horas el lunes pasado, que comenzó en la madrugada. El reclamo fue el incumplimiento en el pago de vacaciones a un grupo de trabajadores y problemas también con la liquidación de algunas cuotas alimentarias. 

Para desarticular el conflicto,el   ministerio de Trabajo intervino y convocó a las partes para resolver el problema. Recién en horas de la tarde del lunes se llegó a un acuerdo cuando la empresa se comprometió a liquidar lo adeudado. Aún así los conductores levantaron el paro recién ayer por la medianoche. 

Desde UTA advirtieron que las medidas de fuerza volverán apenas “haya una nueva irregularidad de las empresas”. 

Comentá la nota