Advierten por el mal estado de las dependencias municipales

Advierten por el mal estado de las dependencias municipales
Un relevamiento de ATE señala que hay 8 edificios con falencias estructurales: falta de mampostería, humedad y pisos hundidos.
La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) realizó una advertencia pública por el mal estado de ocho edificios municipales. De ellos, la mitad corresponden al área de Salud, y los más afectados son los dispensarios. Todos sufren la falta de mantenimiento: hundimiento de pisos, caída de mampostería, filtraciones, humedades, problemas eléctricos, falencias en los baños y otros. Además, los estatales llamaron la atención sobre otras cuatro dependencias donde no están garantizadas las mínimas condiciones de seguridad e higiene para los trabajadores.

Durante 2012, la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) llevó a cabo una serie de recorridas en los edificios municipales, para monitorear aspectos relativos a las condiciones laborales y al estado general de las dependencias. En ese relevamiento, se detectaron problemas estructurales y de higiene en 12 de ellas.

Los problemas estructurales, sin embargo, afectan a 8 edificios, y la mitad de ellos pertenecen al área de Salud donde se atiende al público.

El caso más serio es el del dispensario número 3, en La Rioja y Antonio Lucero, en la zona del Cementerio. Está cerrado desde el 22 de octubre del año pasado, luego de que se desplomó el cielorraso minutos antes de comenzar la atención. Desde fines de noviembre de 2012, el dispensario funciona en la vecinal Sáenz Peña.

La reparación del viejo edificio de Rioja y Lucero no está prevista, al menos en el corto plazo. De hecho, la vecinal está terminando de acondicionar una oficina donde en breve funcionará el consultorio odontológico.

Por otro lado, ATE señaló que la falta de mantenimiento también aqueja al Centro de Salud. “En los últimos siete años, sólo se le han hecho arreglos menores y no se lo pinta hace muchísimo tiempo”, señaló el secretario del gremio, Federico Giuliani, al ser consultado por este diario.

“Hay partes del techo que se caen, problemas eléctricos en las instalaciones, pisos hundidos, humedades y hongos en las paredes”, subrayó.

Otro dispensario en malas condiciones es el número 2, en Garibaldi 198, Banda Norte. Allí, el techo está dañado y hay filtraciones de humedad en la cocina y en el bufet.

Por falta de reparaciones, el dispensario número 11 tiene hoy problemas estructurales. A raíz de las constantes filtraciones de humedad se cayó el cielorraso de los consultorios también.

Otros edificios dañados

Otra de las dependencias que sufren deterioro estructural es el mismo Palacio Municipal. Allí ATE advirtió “el deterioro cotidiano y permanente de un edificio histórico, a partir de la humedad en el sector del entrepiso”.

Un problema de humedad también aqueja a la Oficina de Empleo, en la calle Rioja. Según ATE, el edificio está “en extremo deteriorado, por una rotura del tanque agua y la humedad que se filtra por las paredes”. Además, el informe considera que esto puede ocasionar la “caída de gran parte de cielorraso, poniendo en riesgo la integridad de los trabajadores y del público”.

En el ex Correo, donde funciona la Secretaría de Desarrollo Urbano, el problema son los baños. Según ATE, las instalaciones son obsoletas y están “en pésimas condiciones”.

Además, advierte que las instalaciones eléctricas se encuentran en mal estado.

En la Secretaría de Economía, los sanitarios tampoco están en condiciones. Además, hallaron fallas en la calefacción y en el aire acondicionado.

Falta de seguridad e higiene

En cambio, otras falencias refieren a las condiciones de seguridad e higiene laboral. En todos los casos, el común denominador es la falta de espacios adecuados para que los trabajadores municipales desempeñen sus tareas.

Por ejemplo, ATE da cuenta de que, en el corralón municipal, los baños no están en condiciones. Además, advierte que esa dependencia no reúne las mínimas condiciones de higiene.

Por otro lado, un problema similar afecta a los empleados del Cementerio, donde “falta un espacio acondicionado para la higiene”.

El tercer caso es el del colapsado Registro Civil Centro, que funciona al límite por la alta demanda de trámites. Recientemente, PUNTAL publicó una nota en la que se advertía que se dan turnos con 4 meses de demora.

Para Giuliani, la situación hace que los empleados “trabajen hacinados por la cantidad de gente que asiste diariamente” a esa dependencia.

Por último, el informe de ATE da cuenta de que también existen serios problemas en la sección de “carpintería de mantenimiento”, el área que -precisamente- se ocupa de reparar los edificios de la Municipalidad.

Toda la sección fue trasladada al predio del Andino, a una dependencia que según el gremio no reúne las mínimas condiciones de higiene. De hecho, ATE señala que los trabajadores no cuentan ni siquiera con un baño. Además, aseguran que hay tal falta de limpieza que pululan los roedores en los espacios de trabajo.

Comentá la nota