Advierten un incremento en las consultas sobre adicciones en Jujuy

Rafael Calderón, especialista de la Unidad de Salud Mental del Hospital Pablo Soria, se refirió en diálogo con nuestro medio el aumento en las adicciones en nuestra provincia, y expresó que “esto tiene que ver con los temas que nos están doliendo día a día, tiene que ver con que ha crecido la enfermedad mental, con que hay más adicciones”.
En diálogo con JUJUY AL DÍA®, Rafael Calderón, especialista de la Unidad de Salud Mental del Hospital Pablo Soria, hizo referencia a las adicciones, y en especial, al consumo de alcohol en nuestra provincia como una de las principales adicciones en los últimos años. Al respecto sostuvo que “en nuestro hospital general, tenemos acceso a muchos pacientes que padecen adicciones, por ejemplo, alcohólicos que llegan por ahí con diagnóstico de cirrosis, hemorragias digestivas, es decir que vienen a otros servicios, y a partir de la interconsulta nos enteramos que ese problema es por su excesivo consumo de alcohol”. Sostuvo que “hablamos de adicciones cuando hay una dependencia psíquica y física a una determinada droga y, como sabemos, en términos generales, el alcohol es una droga”.

Calderón indicó que la edad ha bajado “escandalosamente”. “Hace 30 años, la edad de comienzo tenía que ver cuando se casaba el muchacho, o cuando salía del servicio militar, alrededor de los 20 años; después empezamos a ver a partir de los 17, 16 años. Ahora estamos viendo chicos de 13, 14 años, ya tenemos pacientes adolescentes de 14 años con consumo excesivos de alcohol, aunque todavía podemos decir que no ha hecho una adicción al alcohol, pero está en el camino, y también en el consumo de droga. Sé que se están encontrando casos en la escuela primaria de consumidores excesivos”, comentó.

En relación al descenso en la edad en la cual se inician en el consumo de alcohol, el especialista remarcó que “una de las razones es la permisividad social. Cuando hablamos del alcohol, hablamos de una droga legal, tan maligna como las otras pero esta es legal. Sin embargo es una droga que está muy permitida por la sociedad, que es permisiva, que nadie se escandaliza ni es grave ver a un borracho tirado en la calle, no es una cosa rara, esta naturalizado. El alcohol es el motivo de muchas reuniones, un vino de honor en una exposición de unos cuadros hasta el carnaval que es para tomar, porque no van al carnaval a tomar gaseosa: el enero tilcareño, las fiestas folclóricas, las fiestas patronales, uno sabe que el consumo de alcohol es alto, está permitido, no hay prohibiciones”.

Añadió al respecto que “hay un movimiento en el alcohol que lo hace muy fácil de conseguir, fácil y barato, por otro lado, el lado de la persona es porque uno se habitúa a lo que es frecuente, si de chiquito vi una botella de vino en el centro de la mesa, seguramente que cuando sea grande voy a poner una botella de vino en el centro de la mesa, porque voy aprendiendo, porque reaprenden las conductas, las malas y las buenas, especialmente las malas, pero se aprenden, son conductas aprendidas. Si mis amigos toman tengo que tomar para ser parte del grupo, eso le pasa mucho a los adictos, a los alcohólicos que está en recuperación, se nota que pierden a los amigos, porque si vuelve a juntarse con los amigos, le van a exigir tanto que va a tener una recaída. Los amigos no permiten que alguien se cure, los pone en evidencia a ellos, a su propia impotencia”.

También comentó, respecto a las consultas que se realizan en el centro por esta problemática, indicando que “siempre se ha dicho que son más los hombres que las mujeres, y seguimos viendo eso acá: es más frecuente que consulten los varones que las mujeres. Sin embargo las mujeres consumen mucho alcohol, y más aún las adolescentes, ya es frecuente una adolescente emborrachada a la salida del boliche, es tan frecuente que ya hasta se naturalizo, no es ni escandaloso”, concluyó.

Comentá la nota