Afiliados de la UTA mantuvieron cautivo al titular del sindicato

Afiliados de la UTA mantuvieron cautivo al titular del sindicato

Un grupo de trabajadores irrumpió en la sede del gremio con intención de destituir a Jorge Flores. Amenazaron con incendiar el edificio. Los revoltosos están presos, acusados de secuestro extorsivo.

Luego de 13 horas de profunda tensión, la que por momentos adquirió tonos dramáticos, finalmente sobre el ocaso de la tarde de ayer concluyó de manera pacífica la violenta toma de la sede de Unión Tranviarios Automotor (UTA), seccional Salta, por parte de una treintena de afiliados que pretendían destituir al secretario general de la organización gremial, Jorge Flores. Todo comenzó a las 6 cuando un grupo de trabajadores irrumpió en el edificio de la calle San Luis 55 y mantuvo como rehén a Flores, quien se encontraba junto a los secretarios de Actas, Carlos Martín Barros, y de Cultura, Jorge Juan Banda. Ya en el interior, los intrusos clausuraron la puerta de entrada y exigieron la renuncia al titular de la UTA, al tiempo que aclararon que el problema era con Flores y no con el resto de la comisión directiva.A partir de ese momento la policía cortó el tránsito de San Luis entre Alberdi y Buenos Aires, y con el correr de las horas el clima de tensión fue en aumento en consonancia con la calurosa jornada. La cuadra se pobló de patrulleros y de policías y a medida que fueron transcurriendo los minutos la situación fue tornándose cada vez más tensa. Con la llegada del personal de las fuerzas especiales de la policía el clima de tensión se agigantó porque todo indicaba que cualquier momento se dispondría el desalojo de las personas que tomaron por la fuerza la sede gremial. En ese momento el grupo envió un mensaje temerario, de que estaban dispuestos a incendiar el local en caso de que los reprimieran y como prueba de ello arrojaron nafta a la puerta de acceso del sindicato. Por ello en seguida arribó un camión hidrante el que se mantuvo apostado frente al gremio, con el personal presto a intervenir. La situación comenzó a descomprimirse a partir de las 16 cuando los revoltosos decidieron liberar a Flores, a quien los policías lo condujeron rápidamente a un patrullero y lo trasladaron a un centro de salud para ser examinado luego de los dramáticos momento que vivió. Más tarde se dispuso el corte de luz de la sede y cuando todo estaba listo para que la policía ingresara por la fuerza, los ocupantes decidieron dejar sin efecto la toma y entregarse sin ofrecer resistencia.Luis Aberaztain, subjefe de la Policía de la Provincia, confirmó a la prensa que son 32 los detenidos y que todos fueron puestos a disposición del juez federal Nº 2, Miguel Antonio Medina. "Afortunadamente todo salió bien, no hay lesionados y la causa que se les inicia a estas personas es por secuestro extorsivo", expresó el funcionario.

Comentá la nota