No agremiados mantienen protesta en el hospital

En Cipolletti hicieron ayer un abrazo simbólico al edificio. Exigen la derogación de la ley de disponibilidad y el pase a planta.El miércoles montarán una radio abierta en la plaza San Martín.
Los trabajadores hospitalarios realizaron ayer un abrazo simbólico al hospital de Cipolletti, en reclamo por la derogación de la ley de disponibilidad, la reincorporación de los 28 cesanteados y el pase a planta permanente de todos los empleados de la institución.

Aunque desde la dirección habían anunciado que la situación volvía a ser de normalidad después de que ATE y UPCN decidieron aceptar la propuesta del gobierno provincial, los trabajadores optaron por levantar la retención de servicios pero definieron continuar el plan de lucha con otras medidas y mantener el estado de alerta y movilización.

El abrazo simbólico que se realizó ayer fue en este marco. Anunciaron además que el miércoles se convocarán a partir de las 11 en la plaza San Martín y montarán una radio abierta, repartirán volantes y tomarán la presión arterial a la gente que se acerque. También abrirán un registro de firmas "en favor de la salud pública".

Si bien reconocieron que se levantó la retención, denunciaron que los servicios "no están funcionando correctamente porque hay falta de personal". Por ejemplo, mencionaron que de los 28 cesanteados "algunos profesionales decidieron irse porque no aceptan la contratación por dos meses".

Entre las medidas aprobadas por una asamblea, el viernes a la mañana, decidieron convocar a un encuentro provincial de trabajadores estatales afectados por la ley de disponibilidad. Se realizará el sábado 28, a las 16, en el hospital Pedro Moguillansky ubicado en Naciones Unidas de esta ciudad.

"Consideramos que nos siguen engañando a todos con la forma de contratación dado que nos dejan a los 180 trabajadores por fuera del plantel del hospital con la nueva contratación de locación de servicios, violando todos nuestros derechos adquiridos durante años", afirmaron .

El jueves, el ministro de Salud, Norberto Delfino, puso en funciones a la nueva directora del hospital, María Luz Riera. En el acto respondió los cuestionamientos que le realizaron los trabajadores. Las explicaciones del funcionario provincial no alcanzaron para tranquilizar los ánimos en la institución.

Malestar

A esta situación se sumó el enojo de los empleados no agremiados a ninguno de los dos sindicatos que tienen representación en el centro de salud (ATE y UPCN) por el acuerdo con la provincia que implica recontratar por dos meses a todos los trabajadores y rever los contratos uno por uno para finalmente decidir cuáles se renuevan.

Para los hospitalarios, una de las consecuencias de la reducción de personal "es la tercerización de los servicios que dejen de funcionar, generando así un gasto y aumentando las ganancias de las empresas privadas", aseguraron.

Comentá la nota