Ahora, los dirigentes de la UTA prometen "marcar de cerca" al municipio y a la empresa

Ahora, los dirigentes de la UTA prometen "marcar de cerca" al municipio y a la empresa
Los sindicalistas utilizaron argumentos en defensa de Plaza. “No piensen que nadie va a venir a reemplazarla, porque este servicio no es redituable. No se van a pelear por venir a dar el servicio”, dijeron.

La dirigencia sindical de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) advirtió ahora que va a “marcar de cerca” al municipio y al Grupo Plaza para que cumplan con aspectos que tienen que ver con la seguridad del transporte urbano de pasajeros.

Así lo plantearon Mauro Santillán y Jorge Sánchez, secretario adjunto y delegado respectivamente, luego de firmar un convenio con la gestión del intendente Luis Larrañaga para que sean respetadas algunas cuestiones básicas que perjudican a trabajadores y usuarios.

El acuerdo se rubricó con los secretarios de Gobierno y Desarrollo Local, José Sevilla; y el secretario de Obras y Servicios Públicos, Javier Schlegel. Ese acuerdo es un coletazo del conflicto gremial que explotó en enero de este año: aunque la UTA dice que “no existe ningún enfrentamiento gremial porque hay un solo gremio” (ver aparte) la consecuencia de los planteos públicos que hizo la UCRA movilizó a los concejales de la oposición y puso en el tapete el funcionamientos del servicio.

A tal punto es así que el acta-acuerdo que se firmó con el municipio refiere directamente a “los sucesos acaecidos entre los días 8 y10 de enero”.

El acuerdo

El compromiso municipal está sintetizado en 4 puntos. Uno de ellos es la garantía de “interprelar” a la empresa Plaza “a fin de que dé cumplimiento a su responsabilidad de colocar baños químicos en las cabeceras de las líneas que actualmente funcionan en nuestra ciudad”.

La comuna también dice que va a “efectuar el mejoramiento de las calles de tierra que conforman el recorrido autorizado de las líneas de transporte urbano de pasajeros en forma permanente y continua hasta la ejecución de la obra de pavimentación”.

En ese sentido, los funcionarios pidieron “paciencia”. Y anunciaron que a partir de junio comenzará un plan de asfaltado de calles: la promesa es que se hará una por día.

Mientras tanto -y es otro punto del convenio- la comuna promete aumentar la periodicidad del riego de las calles de tierra de los recorridos de las referidas líneas a 4 veces diarias.

El último punto del convenio es más un interés de la empresa: el reclamo de “interceder” para “evaluar” la organización del recorrido que involucra el ingreso en el barrio Escondido, “a fin de que sea acorde a la real demanda”.

Los gremialistas explicaron que la “problemática” consiste en que hay 4 ingresos diarios al barrio (son 10 cuadras de ida y 10 de vuelta), sube un pasajero por día. O ninguno. Según Plaza, “no se justifica” ese viaje. La idea no sería eliminar el servicio en esa zona, pero sí achicar la cantidad de entradas.

Más “seguridad”

La “seguridad” de los colectivos de línea -o mejor dicho la falta de seguridad- fue un tema que se reinstaló con el conflicto de enero y que repercutió fuerte en el Concejo Deliberante. Ahora, desde UTA saludaron el hecho de que la empresa Plaza haya enviado 3 unidades a reparación en Córdoba.

Supuestamente, en marzo o abril la empresa tendría las flotas en condiciones de circular. Santillán y Sánchez remarcaron que Plaza no tiene unidades viejas, sino que son del año 2009 o 2010.

Insistieron en que “hay que buscar un punto de equilibrio; por un lado tenemos a la empresa diciendo que las calles le destruyen sus unidades y por otro al municipio planteando que Plaza ya sabía de ese tema. En el medio, luchando y escuchando las quejas de los usuarios, quedamos los trabajadores”.

Los gremialistas también advirtieron, en un implícito respaldo a la firma que presta el servicio, que “no piensen que nadie va a venir a reemplazar a Plaza, porque este servicio no es redituable. La realidad es que no se van a pelear por venir a dar el servicio”.

-¿Ustedes creen que Plaza pierde plata y aún así se queda? -preguntó El Diario.

-Si perdiera plata ya hubieran levantado las unidades, pero los empresarios siempre dicen que pierden plata.

-¿Ustedes van a controlar de cerca que se cumplan los aspectos básicos del convenio?

-Vamos a controlar que se cumpla lo acordado. Y donde no se cumpla, se harán medidas directas, como el corte de servicios. O se sacarán las unidades que no estén en condiciones. Vamos a ser más directos, más estrictos. Es un trabajo conjunto entre la empresa, la municipalidad y nosotros.

El afectado directo es el usuario, pero también el trabajador. La empresa recibe subsidios al combustible, subsidios municipales... Nosotros vamos a marcar de cerca al municipio y a la empresa.

Comentá la nota