Ahora el Gobierno apuesta al cierre de paritarias clave

ELIZABETH PEGER Buenos Aires

En paralelo a la presentación del paquete de blanqueo realizada por el equipo económico en el Congreso, el Gobierno aceleró ayer las negociaciones en la paritaria de Comercio, la más numerosa en cuanto a la cantidad de trabajadores que involucra, en la apuesta de anunciar un acuerdo la próxima semana, cuando también espera oficializar el convenio salarial con la UOM, en ambos casos con incrementos que rondarían el 24%.

Se trata de dos negociaciones clave, que la Casa Rosada pretende imponer como referencia para la discusiones salariales en el resto de las actividades.

En el caso de Comercio, representantes del sindicato mercantil, que conduce Armando Cavalieri, y de las cámaras de la actividad (CAC y Came) se reunieron ayer en el Ministerio de Trabajo y acercaron posiciones en torno a un aumento escalonado de 24%, apenas por debajo del reclamo inicial del gremio de una suba de 25%. Desde el sector indicaron a El Cronista que las conversaciones están “bastante avanzadas” y adelantaron la posibilidad de que el acuerdo se firme la próxima semana. “Faltan algunos detalles, pero estamos cerca”, dijeron desde una de las cámaras empresarias.

La cartera laboral, que conduce Carlos Tomada, pretende definir el lunes la paritaria metalúrgica después de las idas y vueltas de esta semana. Si bien ya hay consenso entre la conducción de la UOM, que lidera el jefe de la CGT oficial, Antonio Caló, y las entidades empresarias respecto del aumento salarial, el reclamo gremial para para creación de la nueva categoría de oficial múltiple superior sigue trabando el entendimiento. El incremento convenido para los metalúrgicos será de 24, en dos tramos no acumulativos (17% en abril y el 7% restante en julio) a lo que se agrega una suma no remunerativa por única vez de $ 1.400, que se pagará en dos cuotas de $ 700 en noviembre y enero. Esa recomposición beneficiará a 200.000 metalúrgicos.

También la próxima semana será clave en la negociación salarial del sector bancario, que quedó al borde del conflicto por las demoras para definir el aumento. Tras la movilización del martes en el microcentro, el gremio que conduce Sergio Palazzo se reunió ayer en trabajo con los representantes de las entidades que agrupan a los bancos, quienes se comprometieron a presentar el martes una nueva propuesta salarial.

El gremio ya anticipó que rechazará cualquier ofrecimiento menor al suplemento equivalente al 25% que recibió durante el primer trimestre y amenaza con convocar a una huelga nacional para el próximo jueves si no hay avances en la discusión.

Comentá la nota