La CGT ahora va por una mejora en la prevención

E.P. Buenos Aires

Después de haber acordado con el Gobierno y las cámaras empresarias la reforma de la ley de ART, los gremios de la CGT antimoyanista anticiparon que desde ahora profundizarán las negociaciones para fijar una serie de mejoras en el sistema de prevención de riesgos del trabajo.

Para ello aguardan con expectativa la convocatoria por parte del Ministerio de Trabajo, que conduce Carlos Tomada, al denominado “comité consultivo” que los gremialistas integran junto a los representantes empresarios y tiene por objeto el diseño de normas vinculadas con la prevención de accidentes en el ámbito laboral. “Este fue el primer paso. Ahora queda por delante la tarea de reformular y elaborar una ley con características preventivas y donde podamos participar en la fiscalización de las medidas (de seguridad)”, afirmó a El Cronista el dirigente de Sanidad y referente de la CGT antimoyanista, Héctor Daer.

El capítulo vinculado a los cambios en materia de prevención quedó fuera del proyecto modificatorio del sistema de ART que el Gobierno envió ayer al Senado y que comenzará a ser analizado desde el martes por la comisión de Legislación Laboral de la Cámara alta. En un intento por destrabar históricas diferencias entre empresarios y sindicalistas, la presidenta Cristina Fernández optó por avanzar con “una ley corta” destinada a mejorar los montos indemnizatorios del sistema y postergó los cambios en aspectos de prevención.

En esa materia, uno de los puntos más polémicos lo constituye la intención de los gremios de avanzar en la creación de los llamados comités mixtos de prevención, estructuras conformadas por representantes de las empresas y de los trabajadores, elegidos en las respectivas paritarias con el objetivo de controlar el funcionamiento de las normas de seguridad e higiene dentro de los lugares de trabajo. Si bien los sindicatos sólo exigen que los comités funcionen dentro de compañías que cuenten con un mínimo de 50 personas en su plantilla de personal, desde el sector empresario resisten la formación de esas estructuras (a las que comparan con los “soviets”) con el argumento de que obliga a las empresas a compartir información “sensible” con los trabajadores.

Más allá de las cuestiones relacionadas con los mecanismos de prevención, el Ministerio de Trabajo prevé avanzar en los próximos meses con algunas modificaciones en el listado de enfermedades laborales cubiertas por el sistema, al cual se incorporarían dolencias como várices, lumbalgia y hernia de disco. Otro de los aspectos en los que Tomada espera avanzar se vincula con el funcionamiento de las comisiones médicas que tienen por efecto determinar el grado de incapacidad de los trabajadores accidentados.

Por otra parte, ayer se multiplicaron las voces empresarias que apoyaron la nueva reforma de ART. Al respecto, el titular de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (Adimra), Juan Carlos Lascurain consideró que los cambios “son avances importantes y muy esperados” por ese sector.

Comentá la nota