El ajuste y la persecución se profundizan en ANSES

Declaramos estado de asamblea permanente. Denunciamos a la Dirección de ANSES por la persecución que realiza sobre sus trabajadores, a través de la contratación de un Servicio de Reconocimientos Médicos que no respeta el reglamento del personal, ni lo indicado por los médicos tratantes. No tienen en cuenta los certificados médicos, manifestando que  ANSES dió la orden de NO JUSTIFICAR los días a ciertos trabajadores en base a un listado que le envía la misma patronal.

Con este accionar los hacemos directamente responsables de los daños en la salud de los agentes.

Este mecanismo de listas negras que no se condice con un gobierno democrático que se define como nacional y popular, perjudica a los trabajadores en:

Lo económico, debido a los descuentos que se realizan por los días de ausencia como así también en el presentismo.

La salud, porque el empleado asiste a trabajar en condiciones de enfermedad con el riesgos de desmejorias y de contagio a sus compañeros.

Lo laboral, porque se consideran ausencias injustificadas y por reglamento le corresponde sanciones disciplinarias.

Cabe aclarar que el trabajador cumple con todos los requisitos que le imponen las normativas de personal, no obstante sufre las arbitrariedades de este mecanismo informal que pone en práctica el empleador y que solo pretende ejercer persecución y violencia laboral. Esto se hace posible con la complicidad del médico laboral que no cumple el rol que se pretende para el caso, sino que actúa con poder de policía desconociendo lo prescrito por sus colegas en los certificados médicos.

Esta situación de ajuste se suma a lo que venimos denunciando ya desde fines de 2012, dado que a esta persecución hay que sumarle la tercerización de servicios (atención telefónica del 130), nuevas formas de atención sin capacitación, y un reglamento de personal que solo contempla sanciones y las diversas formas de establecer despidos incluso invocando la mera “falta de confianza”.

Por todo esto, informamos a la comunidad que nos encontramos en estado de asamblea permanente, que afectará la atención al público en la medida que no obtengamos las respuestas necesarias por parte de la patronal.

Comentá la nota