Alerta que a fin de año volverían los despidos masivos en el hospital Posadas

Alerta que a fin de año volverían los despidos masivos en el hospital Posadas

Muchos contratos que vencen el último día de diciembre no serían renovados, según las versiones recogidas por la Fesprosa. Sólo el 10 por ciento del personal tienen garantizada la continuidad laboral. “Está lejos de finalizar la política de desguace y el ataque a los sindicatos que se movilizan”, aseguró el titular de la entidad, Jorge Yabkowski.

Desde la semana pasada, los médicos y trabajadores del hospital Posadas están en alerta por las versiones de una nueva ola de despidos masivos a fin de año. La no renovación de muchos contratos que vencen el 31 de diciembre podría dejar otra vez al nosocomio, el único bajo la órbita de la Nación, otra vez con muchos empleados en la calle, como viene sucediendo desde el año pasado. Ante esta posibilidad, desde la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (Fesprosa) se mostraron preocupados y aseguraron que esta nueva sangría puede ser “muy alta”. En el hospital, el 90 por ciento del personal es contratado, lo que hace que la mayoría esté en una situación de vulnerabilidad laboral. Desde que se produjeron las primeras cesantías, ya fueron despedidos unos 1.300 profesionales y personal no médico, lo que hizo que muchas áreas de atención estén virtualmente cerradas.

 

La advertencia de Fesprosa sobre los posibles despidos movilizó a la comunidad del Posadas, que cada miércoles realiza una protesta en la sede del centro de salud, en la localidad de El Palomar, para reclamar la reincorporación de los cesanteados. Según sostuvo el titular de la entidad gremial nacional, Jorge Yabkowski, “el 31 de diciembre vencen los contratos del 90 por ciento del personal, y la Dirección está dejando trascender que habrá nuevas cesantías, ya que no se les renovarán los contratos”.

 

Si bien todavía esto es un rumor, en diálogo con Política del Sur, el dirigente afirmó: “Todo lo que ha pasado en los últimos meses, con centenares de despidos, nos hace pensar que estos rumores se pueden convertir en realidad”, y agregó que “lejos de finalizar la política de desguace y el ataque a los sindicatos que se movilizan, esto está absolutamente vigente”.

 

Hasta el momento, hay alrededor de 1.300 despidos en el Posadas, según la seccional local de CICOP (gremio médico bonaerense) y Fesprosa. En enero de 2018 se produjeron los primeros 122 despidos, en su mayoría trabajadores que habían resistido la medida de ampliación horaria en el sector enfermería. Así comenzó la ola, y todos los meses se fueron cesanteando profesionales de distintas áreas. Con estas medidas, servicios vitales como la Terapia Intensiva infantil y de Adultos, Neonatología y Unidad Coronaria fueron limitando su atención, o incluso dejando de atender. A fines de octubre, el servicio de Salud Mental quedó prácticamente paralizado y se sumó a la lista de damnificados por las cesantías.

 

“Junto con esta amenaza de nuevos despidos, se encuentra la amenaza explícita del director de personal, el doctor Lonardi, de desalojar por la fuerza la sede gremial que ocupa CICOP Posadas hace más de diez años en el predio del hospital, violando la Ley de Asociaciones Sindicales y atentando contra la libertad sindical”, acusó Yabkowski.

 

En todo el cuadro de situación, la federación médica afirma que estas medidas no podrían aplicarse sin el aval del director, Pablo Bertoldi Hepburn; la nueva titular nacional de Salud desde Desarrollo Social, Carolina Stanley; el exministro Adolfo Rubinstein, con quien hasta el momento no tuvieron mayor diálogo.

 

“El año que viene, en materia sanitaria será muy complejo, el ajuste es muy duro, los presupuestos se están cerrando a la baja, por eso los gremios mantenemos nuestra lucha, para evitar que se termine de desmantelar el sistema de salud nacional”, concluyó

Coment� la nota