Algunos gremios pesqueros denuncian un paro patronal

Algunos gremios pesqueros denuncian un paro patronal
Desde Soip, Simape, Supa, Capitanes, Patrones y Sanam cargaron contra los armadores a raíz de la acotada zarpada de buques. Las empresas ratificaron que la difícil situación económica motiva la menor actividad.
Casi todo el arco gremial vinculado a la pesca volvió a manifestar su preocupación por el decaimiento que sufre la actividad, producto de la permanencia en muelle de un alto porcentaje de buques.

Cristina Ledesma (Soip), Juan Novero (Simape), Mario Galano (Centro de Patrones), Jorge Frías (Asociación de Capitanes), Carlos Mezzamico (Supa) y Walter Castro (Sanam) analizaron hoy la problemática.

Los secretarios se reunieron en la sede de Capitanes, como ya lo habían hecho el pasado 19 de enero; pero esta vez no ensayaron aquel discurso comprensivo hacia la crisis que cruza a las empresas.

“Habiéndose agotado los esfuerzos para encontrar una solución a la inactividad existente, nos vemos obligados a denunciar que una vez más pretenden utilizar a los trabajadores para lograr beneficios propios mediante la práctica de un lock out patronal”, denunciaron mediante un comunicado.

En este marco, expresaron que no se harán responsables de las consecuencias por posibles conflictos sociales por venir e, incluso, de acciones directas que podrían llevar adelante “en defensa de los trabajadores”.

Los representantes de los obreros saben que la coyuntura atenta contra la posibilidad de sostener el nivel de empleo y discutir la recomposición salarial 2013, y buscan reposicionarse.

Lo ciertos es que ya desde las cámaras empresarias habían dejado claro que la no zarpada de barcos, principalmente fresqueros de altura, obedece a la apretada ecuación económica.

“Acá no hay ningún lock out patronal. Tenemos un problema de costos y financiero, donde muchas cosas hay que pagarlas de contado. Se está moviendo lo que se puede”, respondió el presidente de Cepa, Oscar Fortunato.

Por otra parte, el dirigente recordó que la industria todavía no ha podido superar los efectos del paro de marineros y estibados que afectó a Mar del Plata durante 2012.

La llave para al menos mejorar la competitividad de las empresas sigue estando en manos del Gobierno nacional a través de medidas de auxilio. De eso están convencidos en las cámaras empresarias. De mantenerse los trazos gruesos de la política económica y cambiaria, otra alternativa no visualizan.

El Ministerio de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos de la Nación se comprometió a gestionar rebajas en las retenciones para elaborados de merluza, calamar y langostino, junto a la distribución a precio mayorista del gasoil. Sin embargo, los tiempos de ejecución son todavía una incógnita. Mientras tanto, crece el malestar en todas las direcciones.

Comentá la nota