Algunos médicos aún resisten acordar prestaciones a Iosper

Un sector de la Femer apuesta a que Iosper no logre acuerdos individuales con los médicos y convoque a negociar
Los médicos de Entre Ríos pasaron de una actitud belicosa a una postura conciliadora después de que el Instituto de Obra Social de la Provincia de Entre Ríos (Iosper) anunciara, el 4 del actual, la rescisión del contrato que los unía desde 2007.

Primero, emitieron documentos furibundos contra la conducción de la obra social provincial. “Nosotros no elegimos esta pelea, pero es nuestra obligación dar batalla en defensa de nuestra dignidad”, plantearon, luego de que la Justicia los obligara, el 8 del actual, a mantener los servicios, y dejar de lado el corte de prestaciones que habían anunciado de modo intempestivo.

“Se niega a los médicos el derecho que ejerce todo gremio a pactar su retribución en una negociación colectiva, procurando retrotraernos a una situación de indefensión en la que el patrón fija la suma que quiere pagar, sin derecho a réplica”, señaló la Federación Médica de Entre Ríos (Femer).

Aludía así a la falta de respuesta a un pedido de actualización de aranceles del 30%, que mejorara el ingreso actual: el Iosper le paga a cada médico 46 pesos la consulta, monto del cual el afiliado se hace cargo del 15% a través del coseguro.

Y de modo enfático aconsejaron a los médicos no aceptar la propuesta que formuló el Iosper: acordar de modo individual con los profesionales, dejando a un lado a las entidades que los agrupan, como la Femer o los 15 círculos médicos que actúan en la provincia. “Rechacemos enérgicamente la imposición de adhesiones individuales, que nos esclavizarán para siempre, quitándonos toda posibilidad en el futuro de negociar colectivamente, con la fuerza que da la unidad gremial”, fustigó la Federación Médica.

Pero ahora el presidente de la Femer, Osvaldo Giayetto, que en los últimos días se había llamado a silencio tras el revés en la Justicia, levantó la bandera blanca de armisticio, y mostró su voluntad de negociar.

Giayetto dijo que “si el Iosper nos llamara para conversar, estamos dispuestos a ir y sentarnos a negociar”.

Oposición. Pero desde la Federación Médicas atizan el conflicto desde otro lugar: ponen en dudas las posibilidades reales del Iosper de establecer contratos individuales con los más de 2.300 médicos que hoy conforman el padrón de prestadores. Dicen que en la costa del Uruguay, por ejemplo, hay una generalizada actitud reticente.

El propio Giayetto aseguró que “en el interior, según los chequeos que hemos estado realizando y por la información que nos brindan los círculos médicos, no hay inscripciones como prestadores en el Iosper. Sólo algún caso puntual que siguen siendo los mismos prestadores que Iosper tenía antes, aún en vigencia del convenio con Femer”.

El dato lo corroboró a EL DIARIO el presidente del Círculo Médico de Uruguay, Jorge Chichizola, que dijo que en la “costa del Uruguay no hay posibilidades de que prospere esa forma alternativa de contratación. Lo hemos hablado con los círculos, y hemos constatado que hay muy pocos médicos que podrían firmar acuerdos individuales. Así se han expresado los círculos de Colón, Gualeguay, Concordia y Uruguay”.

Pero hay otro dato que resalta Chichizola: “Nadie quiere dejar de ser prestador del Iosper”. Aunque pretenden serlo bajo las condiciones que establece la Federación Médica. “Nosotros estamos esperando y hablando con nuestros afiliados, pidiendo que no firmen, que no hagan convenios directos con el Iosper, porque significaría su ruina. Si en conjunto no hemos logrado nada, menos vamos a conseguir en forma individual”. En ese escenario, el dirigente planteó que el objetivo es que “el Iosper no logre tener prestadores directos, y vuelva a conversar con nosotros”.

El quid. El fin de la relación contractual supone dos pérdidas importantes: para un médico, atender a un afiliado al Iosper, que suman 260 mil personas en toda la provincia, le asegura el 60% de ingresos provenientes de la seguridad social; pero además, garantiza el soporte financiero para la Femer y los 15 círculos médicos que la componen.

El mecanismo de gerenciamiento e intermediación les permite quedarse con una parte de los 100 millones de pesos que al año paga el Iosper por la cobertura médica de sus afiliados. Pero la obra social decidió cortar con ese esquema, y a partir del 1 de julio próximo contratará en forma directa con cada médico, y así, suponen, se eliminará un mecanismo perverso, el cobro de plus al afiliado, que al año movería otros 40 millones de pesos, en negro, en el sistema de salud.

Cuando el Iosper anunció que cortaría la relación con la Federación Médica, la reacción inmediata de los médicos fue resolver el corte total de prestaciones de modo anticipado. Pero la obra social fue a la Justicia y consiguió el 8 del actual que la jueza Civil y Comercial María Andrea Morales ordenase mantener el status quo hasta fin de mes.

Se apoyó para eso en el texto firmado por ambas partes en 2007, en cuya cláusula 34ª, dice: “Cualquiera de las partes puede resolver o rescindir este convenio, sin necesidad de invocación de causa, debiendo comunicar fehacientemente por escrito a la otra con 30 días de antelación a la producción de los efectos de la misma su voluntad resolutoria”.

La Femer pretendió echar por tierra con el convenio antes de ese plazo. No pudo concretarlo. Y ahora la relación entre las partes está muy tirante, aunque la hora de la verdad será en julio próximo, cuando se aplique la nueva modalidad de contratación de los médicos.

AL MARGEN

2.354. Es el número de profesionales que actualmente integran el padrón de prestadores del Iosper.

$100.000.000. Es el monto que paga por año la obra social por cobertura médica de sus 260 mil afiliados.

$40.000.000. Es la cifra que se estima que perciben los profesionales en concepto de plus, por fuera de convenio.

$46. Es el monto que el Iosper paga por cada consulta médica. De ese monto, $15 paga el afiliado de su bolsillo, por coseguro.

$60. Es el costo que tendrá la consulta a partir de julio, cuando empiecen a regir los acuerdos individuales con los profesionales.

$18. Será el valor del coseguro que pagará el afiliado en cada consulta, ya no en el Iosper, sino en el consultorio.

Comentá la nota