Alta adhesión al paro nacional en Pergamino

Alta adhesión al paro nacional en Pergamino

Si bien el movimiento comercial no cesó en ninguna zona de la ciudad, la actividad pública estuvo paralizada durante gran parte del día debido a la medida de fuerza de líneas gremiales opositoras al Gobierno. Hubo una concentración en el Segundo Cruce.

El paro nacional de 24 horas concretado ayer por la Confederación General del Trabajo (CGT) disidente que conducen Hugo Moyano y Luis Barrionuevo, y por 36 horas de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) de Pablo Micheli tuvo una importante adhesión en nuestra ciudad, aunque el cese de actividades se sintió más durante la mañana dado que la mayoría de los edificios públicos permanecieron con sus puertas cerradas. “El Gobierno nacional nos obliga a tomar este tipo de medidas por sus decisiones equivocadas que afectan la economía de los trabajadores”, señaló en el inicio de la entrevista el gremialista Pedro Proserpio, representante local del Sindicato de Choferes de Camiones, durante la concentración que se realizó en la zona del Segundo Cruce. Allí, con quema de neumáticos y la participación de agremiados, se realizaron cortes temporales de la ruta Nº 8. 

“Estuvimos escuchando declaraciones de los funcionarios que nos acusan de cambiar las reglas del juego y no compartimos sus palabras porque ellos se alejaron del movimiento obrero; nosotros no cambiamos absolutamente nada”, agregó el sindicalista en medio del humo de las cubiertas quemadas que oscureció por momentos la soleada mañana. 

 

Empujados por el Gobierno

“Mantuvimos conversaciones con los empresarios del sector para explicarles los motivos de la huelga; quizás algunas estaciones de servicio atendieron en algún momento pero hubo buena predisposición”, resaltó Santos Albarracín, titular del gremio que nuclea a los trabajadores playeros. El dirigente fue taxativo al afirmar que “el Gobierno se escuda en los fondos buitres” mientras que “los verdaderos buitres son los funcionarios que viven a costilla de los obreros”. Y aseguró: “Hay gente que se está llevando la plata sin hacer nada mientras el Gobierno mira para otro lado”. 

La huelga, que se desarrolló sin incidentes en Pergamino, contó con el acompañamiento de distintas delegaciones gremiales que siguen la línea de sus dirigentes nacionales; en relación a esto Edgardo Bonoris, secretario general de Gastronómicos en esta región, manifestó que la situación de los trabajadores de ese sector “es realmente complicada” y confió que la medida fue implementada a su pesar debido que lo que ellos quieren es estar en sus puestos laborales. “El Gobiernos nos está ‘empujando’ a las calles, hay que escuchar la voz de la clase obrera y este tipo de medidas queremos que sirvan para eso”, señaló el referente local del gremio que encabeza Luis Barrionuevo en la Argentina. 

 

Partido Obrero y CTA

“En estas políticas que impulsa el Gobierno nacional, hay cosas que no se pueden seguir tolerando; las suspensiones o despidos de compañeros es algo que está pasando en estos tiempos. Estamos juntas, las clases trabajadoras, pidiendo lo que nos corresponde y los reclamos principales son la reapertura de paritarias, el aumento salarial, la eliminación de las ganancias y los conflictos que se registran en diferentes terminales automotrices e industriales”, señaló Norberto Glavinovich, referente de la Coordinadora Sindical Clasista del Partido Obrero. 

Para Antonio Navarro, de la CTA, el modelo está  “totalmente agotado” y el Gobierno no reconoce los problemas que tienen todos los sectores obreros. “Quisiéramos ser más los que adherimos a la medida de fuerza pero no encontramos respuestas en los comercios, habíamos hablado con las autoridades de la Cámara de Comercio de Pergamino porque hay situaciones que los afectan tanto a ellos como a nosotros, pero notamos que los negocios estuvieron abiertos”, lamentó el referente regional de la Central Trabajadores Argentinos (CTA) opositora, durante la entrevista con el Diario. 

Coment� la nota