Alto acatamiento al paro docente en la Capital

“Hace tres meses el Gobierno de la Ciudad decidió aumentar los impuestos, por lo que tiene más dinero y se amerita una recomposición salarial”, agregó López al reiterar el reclamo de “un aumento del presupuesto educativo”.
El paro docente llevado a cabo ayer en la Ciudad de Buenos Aires alcanzó una adhesión cercana al 95 por ciento según estimaciones gremiales, mientras que desde el Gobierno porteño se adelantó que deberá ser recuperado el día no trabajado para cumplir con el dictado de 180 días de clases.

En declaraciones radiales, el dirigente del Sindicato Unico de Trabajadores de la Educación (SUTEBA), Eduardo López, destacó “la vocación docente de dar clases”, pero enseguida remarcó: “no nos queda otra alternativa que parar cuando vemos que se está vaciando a la educación”. “Hace tres meses el Gobierno de la Ciudad decidió aumentar los impuestos, por lo que tiene más dinero y se amerita una recomposición salarial”, agregó López al reiterar el reclamo de “un aumento del presupuesto educativo”.

El Ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich, subrayó ayer que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires “tiene como objetivo no negociable garantizar 180 días de clases”, por lo que se recuperarán en diciembre las jornadas perdidas por paros y la toma de colegios.

“Queremos plantear que hay algo que no está arriba de la mesa para ser negociado. Hay una clara indicación del jefe de Gobierno, Mauricio Macri, de que se cumplan los 180 días de clases”, puntualizó Bullrich en una conferencia de prensa ofrecida en la sede de la cartera porteña. Agregó que a los docentes no les serán descontados días de sueldo pero sostuvo que el paro “va en contra de la vocación de diálogo que vienen teniendo, tanto los gremios como el Ministerio”.

Una nutrida columna de docentes y estudiantes se concentró ayer por la tarde frente a la Jefatura de Gabinete del gobierno porteño para reclamar el adelantamiento de la recomposición salarial, la estabilidad de los docentes interinos, la estabilidad de los contratados y la creación de escuelas y jardines, entre otras peticiones.

La movilización estuvo integrada además por numerosas organizaciones sociales, especialmente de los barrios del sur de la Ciudad, que reclaman por los planes adeudados a las cooperativas.

Mientras tanto, 14 escuelas de la Ciudad continúan tomadas por alumnos en protesta por la falta de solución a los problemas edilicios, el otorgamiento de becas y la provisión de viandas, por lo que desde el ámbito gremial se bregó por “la necesidad de que no se criminalice la protesta estudiantil”. Tras asegurar que 45 escuelas se encuentran sin calefacción, los dirigentes sindicales señalaron que “se hicieron kilómetros de ciclovías pero no se repararon las escuelas”.

“Estamos llamando a los docentes y rectores a desobedecer y no presentar la nómina de estudiantes que participen en protestas y tomas”, sostuvo López.

Protestas “politizadas”

Bullrich, a su vez, afirmó que los reclamos de los alumnos son infundados y que las protestas que llevan a cabo están “politizadas”.

El ministro señaló que “al observar la proclama de los alumnos claramente se advierte que hay una motivación política”.

En cuanto a la situación edilicia destacó que desde su Ministerio se realizaron cuatro reuniones con la comunidad del colegio Mariano Acosta, y que “los andamios que se pusieron es porque la obra ha comenzado y hoy tiene un camino de solución”. Finalmente, recordó que se están otorgando “70 millones de pesos en becas y en el tema viandas cubrimos a todos los alumnos de educación estatal”.

El Ministro informó también, que se reunió, junto a la Subsecretaria de Inclusión Escolar y Coordinación Pedagógica, Ana María Ravaglia, con el Consejo de Niños, Niñas y Adolescentes para organizar equipos de mediación para dialogar con los alumnos que están tomando una decena de colegios a fin de que revean esa posición.

Comentá la nota