Amenazan con no pagar un ajuste a choferes de colectivo

Los empresarios del autotransporte de pasajeros de larga distancia se aprestan a patear el tablero en la negociación salarial que tienen abierta con la UTA (Unión Tranviarios Automotor) y el ministerio de Trabajo.
Tras la decisión oficial que extendió por otro mes el pago de la suma fija de $ 700 a los choferes, los dueños de los ómnibus habrían decidido no abonar el aumento en protesta por la falta de respuestas a los planteos del sector.

Si bien el plazo para la liquidación de la suma no remunerativa vence el próximo miércoles, desde dos de las tres cámaras que agrupan a los autotransportistas ya le advirtieron al Gobierno y al sindicato que no están en condiciones de afrontar la mejora salarial.

A diferencia de otros conflictos que afectaron la actividad, ésta vez los empresarios no se muestran preocupados por la medida de fuerza que seguramente tomarían los choferes ante la falta de pago.

“Los funcionarios no quieren entender la crítica situación de las compañías. A lo mejor cuando vean los servicios paralizados, se darán cuenta que no pueden seguir ignorando nuestros reclamos ”, señalaron desde una de las entidades del sector.

La negociación salarial para los ómnibus interurbanos ya acumula más de 2 meses de reuniones y discusiones.

Con el fin de evitar un paro durante los festejos del Bicentenario, el 19 de mayo el Gobierno había dispuesto que “en forma excepcional” las empresas abonen ese mes a los trabajadores una suma no remunerativa de $ 700 pesos.

Al persistir la falta de acuerdo entre las partes, hace dos días la cartera laboral prorrogó en forma compulsiva el pago de la suma fija para el mes de junio. No bien arrancó la disputa salarial, las cámaras del sector -CELADI, AAETA Y CEAP— le solicitaron al Gobierno una serie de medidas para cubrir las mejoras salariales y los mayores costos operativos.

Descartado un aumento de tarifas por la fuerte competencia del avión, las empresas quieren subsidios mensuales que oscilan entre $ 10.000 y $ 15.000 por cada vehículo en servicio.

También pretenden otra compensación estatal extraordinaria para pagar la subas salariales retroactivas a enero.

Hasta ahora el Gobierno no atendió ningún reclamo. Habrá que ver que sucede a partir del miércoles si las empresas cumplen con su amenaza de no pagar el aumento

Comentá la nota