Amenazas a miembros de ATSA

El secretario general de la Asociación del Trabajador de la Sanidad Argentina (ATSA), Ricardo Gómez, ratificó la existencia de una denuncia realizada el viernes por las amenazas que sufrieron tres trabajadores del gremio en la subdelegación de Santa Rosa y una integrante de la comisión directiva.
Una acción basada en la sugerencia de la asesora legal de la institución que luego llevó a cabo ese mismo día, cerca del mediodía, la secretaria de Finanzas, Silvia Machesich.

Los mensajes fueron recibidos en cuatro celulares el jueves a la noche. El texto que les llegó a los trabajadores de la subsede indicaba: "Empleados, si no pagan van a terminar mal". Estas fueron recibidas del mismo número telefónico, con característica de Santa Rosa, entre las 20.15 y las 20.26.

Amenazas.

Gómez dialogó ayer con la prensa, y afirmó que la persona que envió esos mensajes desconoce la realidad de la filial que en este momento está asesorada por la Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad Argentina (Fatsa). Aseguró que no han tenido ninguna discusión con alguna persona que pudiera reaccionar así.

Destacó que se realizó un cotejo de información con la AFIP para determinar el monto que clínicas y centros de diagnóstico le deben al gremio. Son 4 millones de pesos acumulados por incumplimientos que se fueron sumando por algunas empresas desde 2008, ya que esas instituciones les descuentan a sus asociados los porcentajes por obra social pero no rinden luego ese dinero a ATSA como correspondería.

A pesar de esta situación, Gómez dijo que los beneficiarios, unos 700 en La Pampa, pueden estar tranquilos porque están trabajando para normalizar el servicio. La obra social estuvo cortada y se ha recurrido al reintegro de las consultas. Este problema comenzó con el Colegio Médico desde noviembre de 2010 y sumó otros prestadores desde 2012. ATSA debe 1.800.000 pesos.

Según Gómez, el 8 de marzo estuvo en Buenos Aires reunido con el asesor legal y el jefe de auditoría médica de Fatsa, y los problemas que enfrenta la obra social son similares en todas las provincias.

Interna.

Además, afirmó que no tiene ningún problema de índole personal con la secretaria de Finanzas. Aseguró que durante estos días se ha reunido con Machesich y que el trabajo que ella desarrolló, durante varios meses entre septiembre del año pasado y principios de 2013, fue una revisión administrativa que coincidió con la conclusión que logró Fatsa en el cotejo con la AFIP. Fue la verificación de aportes y rendiciones que Machesich realizó mediante una licencia sindical.

Conforme a las palabras de Gómez no hay ningún desmanejo interno. Pero reconoció que algunos cheques que emitió la institución para pagos no pudieron ser respaldados ya que la transferencia de fondos a la institución bancaria ingresó más tarde.

Comentá la nota