Análisis: sin lugares visibles en las listas, los gremios igual estarán en la campaña electoral

Análisis: sin lugares visibles en las listas, los gremios igual estarán en la campaña electoral

El reparto de listas dejó a la mayoría con las manos vacías, pero pese a esto muchos espacios serán parte de la discusión política. La Corriente Federal y la CTA de Yasky, movilizada con el kirchnerismo. Randazzo logró el apoyo tácito de industriales, el MASA y municipales bonaerenses. Los gremios oficialistas, reacomodados a la muerte de Gerónimo Venegas. “Las 62 organizaciones peronistas están acéfalas”, admiten.

Diego Lanesecurti

La presencia de integrantes del movimiento obrero en las listas para las próximas PASO marcó un retroceso si se lo compara con años anteriores. No sólo por la falta de protagonismo de la mayoría de los espacios, sino porque además los principales dirigentes decidieron dar un paso al costado, ante una disputa política que fue especialmente feroz, sobre todo en las diversas presentaciones del justicialismo. La ausencia de dirigentes de peso de la CGT en los frentes de raíz peronista es una muestra de esta pérdida de terreno, entendida como una derrota. Pero esto no significa que los gremios desaparecerán de la campaña electoral. Los apoyos mostrados en la previa se mantienen, y se cree que el poder de movilización que muestra el sector será clave para cualquier espacio. Si bien en la mayoría de los casos hubo derrotas, quienes ganaron fueron la CTA de los Trabajadores y la Corriente Federal, dentro del kirchnerismo. La muerte de Gerónimo “Momo” Venegas abre una gran incógnita entre los gremios afines al oficialismo.

El balance que se hace en Azopardo sobre el resultado de cierres de listas es esencialmente negativo. Ninguno de los miembros del triunvirato será parte de la contienda electoral, y las principales figuras de la central obrera no aparecen en lugares protagónicos. Salvo el caso de Oscar Romero y Francisco Gutiérrez, 5º y 7º en la lista de Florencio Randazzo, el resto de la dirigencia brilla por su ausencia. Incluso Juan Carlos Schmid, que había anunciado en la previa su precandidatura en la interna del peronismo de Santa Fe. La falta de apoyos de referentes de peso terminó precipitando la decisión. Por su parte, Héctor Daer desistió de ser miembros de la lista del ex ministro –algunas versiones afirman que le ofrecieron el 4º lugar, otros que su apellido estaba más abajo –y dejó afuera a quien se consideraba un “número puesto”. En tanto, Carlos Acuña quedó a medio camino. Si bien dejará de ser diputado provincial por el massismo, ubicó segunda en la lista de la Tercera Sección Electoral a su mujer, Blanca Centeno. En todos los casos, parece demasiado poco para el peso de la CGT. Pero fuentes consultadas por Gestión Sindical tienen una explicación menos negativa. Según su versión “se decidió dejar la interna del peronismo fuera de la central, que bastante le costó mantener en este tiempo la unidad”. Esta idea se sustenta en lo difícil que habría resultado una conducción tripartita integrada por un diputado del PJ, otro del randazzismo y otros del frente 1País.

Los grandes ganadores de este cierre de listas son Sergio Palazzo y Hugo Yasky. El primero logró ubicar a Vanesa Siley, secretaria general del Sindicato de Trabajadores Judiciales de la Ciudad de Buenos Aires, y Walter Correa, de Curtidores, en los primeros 10 puestos, y se perfila como un sector altamente combativo contra las políticas del gobierno. El segundo, titular de la CTA de los Trabajadores, se lanzará finalmente a la arena política, luego de años de intentos de convencerlo. También Pablo Micheli será candidato, en su caso a primer diputado por el frente Creo –que forma la estructura de Proyecto Sur más otros espacios –aunque su tarea parece más compleja: lograr pasar las PASO. Lo mismo le sucede a Víctor de Gennaro, cuyo partido y el socialismo intentarán la difícil tarea de meterse en las elecciones generales. En 2015, la propuesta presidencial de De Gennaro no puso superar las PASO, y la falta de compromiso de Micheli fue el principio de la interna que este año se formalizó con la ruptura de la CTA Autónoma.

Pese a este escenario, la participación gremial en la campaña se anticipa importante. Los alineamientos se mantendrán más o menos como hasta el momento, y el poder de movilización y de visibilidad que tiene el sector promete ser parte de la campaña. En el Frente Ciudadano descartan que tanto la Corriente Federal de Palazzo como la CTA de Yasky acompañen permanentemente, en el marco del brazo gremial creado hace unas semanas: el Frente Sindical para la Victoria. En el randazzismo, hay alguna duda respecto a esto. La presencia de los gremios industriales –SMATA y metalúrgicos-en la lista puede ser un buen disparador, ya que son sectores golpeados por la política oficial. Además, existe un acuerdo con el Movimiento de Acción Sindical Argentino (MASA), que lidera Omar Viviani y tiene como referente a Sergio Sasia, uno de los dirigentes más cercanos a Randazzo. Si bien no lograron lugares de privilegio en las listas, podrían sumarse a la lista pensando en la normalización de la CGT. Luego, otros espacios que presentan candidatos tendrán presencia. Uno de los principales casos es el de los municipales bonaerenses. El dirigente Hernán Doval es uno de los referentes de Randazzo en el conurbano, y cuando con cierto “apoyo tácito” de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (FeSiMuBo). “hay un pacto no escrito de apoyar a Hernán”, dijo una fuente consultada por Gestión Sindical, que adelantó que la federación “no se involucrará formalmente en la elección, pero hay un consenso para darle el respaldo al trabajo de Doval”.

En cuanto al grupo de gremios afines al gobierno, la muerte de Gerónimo Venegas golpeó fuerte, y hay incertidumbre. Como principal nexo entre el oficialismo y este espacio, en estas horas se comenzarán a recomponer los lazos para mantener las relaciones. “Las 62 organizaciones peronistas y el partido FE quedaron acéfalos”, admitió un dirigente del espacio consultado por Gestión Sindical. “El único que hablaba con (Mauricio) Macri y (María Eugenia) Vidal era el ‘momo’, no tenemos muy en claro como seguirá la relación”, agregó. Este es el mismo sentimiento que existe en UATRE, que deberá definir en breve las nuevas autoridades, una situación insólita, ya que Venegas creó el gremio prácticamente de la nada, y hasta aahora siempre estuvo bajo su ala.

Coment� la nota