Con ánimo de reunificación

Con ánimo de reunificación

El líder de la Uocra, alineado en la central que conduce Antonio Caló, aseguró que el diálogo con el sector del camionero “nunca se interrumpió” y afirmó que la unidad podría producirse “en los próximos meses del año que viene”.

El sindicalismo acomoda piezas de cara a 2015. La CGT, dividida desde 2012, comienza a moverse con miras a concretar una reunificación frente a la campaña electoral del año próximo. Con ese objetivo en mente, el secretario general de la Unión Obrera de la Construcción de la Argentina (Uocra), Gerardo Martínez, una de las piezas más importantes de la central obrera oficial que encabeza el metalúrgico Antonio Caló, y de buena relación con la Casa Rosada, mantuvo contactos con el camionero Hugo Moyano, titular de la central paralela y opositora, que coquetea con dos candidatos: el gobernador bonaerense Daniel Scioli, del Frente para la Victoria, y el diputado nacional Sergio Massa, del Frente Renovador. El objetivo es lograr “la unidad sindical” para “los primeros meses” del año que viene, aseguró Martínez en una entrevista radial.

Fuentes sindicales consultadas por Página/12 aseguraron que “existe un diálogo permanente” entre ambas centrales obreras, aunque se mostraron pesimistas respecto de un acuerdo “hasta que no se sepa” quién va a ser el próximo presidente de la Nación. “Algunos no quieren mostrar su juego y esperan a que se ordene el tablero antes de tomar una decisión así”, sostuvo un dirigente de un gremio que responde al armado de Caló. Desde la central opositora coinciden: “Tarde o temprano siempre se termina arreglando, pasó cada vez que hubo una ruptura. Pero es difícil hacerlo cuando no sabés quién va a tener la batuta en un año”, analizaban.

Los encuentros entre ambos dirigentes sindicales “no fueron secretos” y no son puntuales, sino que se enmarcan en un diálogo entre ambas centrales obreras que “nunca se interrumpió” desde la ruptura hace dos años, dijo Martínez ayer. También, agregó el titular del gremio de la construcción, hay contactos permanentes con las dos escisiones de la Central de Trabajadores Argentinos, la oficialista, que encabeza el docente Hugo Yasky, y la opositora, en manos del estatal Pablo Micheli. “El diálogo entre los dirigentes sindicales tiene como objetivo lograr la unidad del movimiento sindical”, indicó.

Consultado por su reunión con Moyano, dijo que lo hizo “por temas internacionales, ya que habrá próximamente una cumbre sindical en Nueva York”, pero que también en esas reuniones se habló de “empezar a formar el camino para llegar lo más pronto a la unidad sindical argentina”. Respecto de los tiempos para ese proceso, Martínez aseguró: “No creo que estén dadas las condiciones para hacerlo antes de fin de año, pero estamos en paso firme en los próximos meses del año que viene a producirse la unidad del movimiento sindical”.

Sin embargo, no todas fueron flores para el dirigente camionero, que encabezó la central obrera unificada durante casi una década hasta que rompió relaciones con el gobierno nacional. “Cuando se partió la CGT tuvo que ver porque algunos compañeros se dedicaron a tener más una visión política que sindical”, dijo el jefe de la Uocra, en clara referencia a las nunca concretadas aspiraciones políticas de Moyano. De todas formas, “nunca dejamos de apostar al diálogo, porque lo mejor es la unidad y las diferencias políticas son transitorias”, agregó.

En ese sentido, sostuvo que “la agenda sindical” de las centrales es “prácticamente la misma”, por lo que deben “privilegiar la visión estratégica sindical sobre cualquier otro sectarismo” para poder “garantizar la continuidad del modelo” después de 2015. “No somos economistas, pero sabemos que con estabilidad económica tenemos una mejor performance tanto los trabajadores como el desarrollo productivo”, concluyó.

Comentá la nota