Ante la proximidad del día del empleado público provincial, el SIEP lamentó: “Nada tenemos para festejar”

Ante la proximidad del día del empleado público provincial, el SIEP lamentó: “Nada tenemos para festejar”

A días de conmemorarse el Día del Empleado Público Provincial – el 4 de diciembre – el SIEP lamentó: “Nada tenemos para festejar”.

A través de un comunicado de prensa, el Sindicato de Empleados Públicos Provinciales, argumentó que “este Gobierno en vez de reconocer, valorar y jerarquizar el trabajo de los empleados públicos, parece que nos quiere exterminar, ya que nos ha destruido toda carrera administrativa, no hay concursos, ni ascensos a quienes llevan más de veinte años en la misma categoría, que en la mayoría de los casos es la última del escalafón, la clase E”.

En este sentido, el gremio señaló que el personal con más de dos décadas de servicio percibe “un sueldo básico de menos de 2.000 pesos ( menos de la mitad del salario mínimo vital y móvil), con salarios familiares inferiores en casi el 40 % a los pagados por la Nación a activos y pasivos del sector público o privado y a la asignación universal por hijo (nos pagan $460 en vez de $ 644 por hijo), con sumas no bonificables ni remunerativas (en negro)”.

El sindicato indicó que con estos valores “un trabajador con 30 años de servicio y con título llega a cobrar $ 5.000 y si tiene la máxima categoría (la A) $ 8.500, discriminados hasta en la forma de liquidación de nuestros sueldos y sin ninguna participación en la discusión de las condiciones de trabajo y salariales”.

En la nota, el SIEP manifiesta al Gobernador Claudio Poggi: “No necesitamos que gaste una suma millonaria en organizar una fiesta para el Empleado Público (que es negocio para quien la organiza y participan pocos), lo que necesitamos los Empleado Público es un sueldo digno, con un básico no menor al salario mínimo vital y móvil ( $4.716 a partir del 1 de enero), el pago de los adicionales ( antigüedad, titulo, permanencia, etc.) como un complemento que incremente el sueldo de bolsillo, el ajuste automático de las asignaciones familiares, una recategorización de todo el personal de planta permanente, el pase a planta permanente del personal contratado y la contratación dentro del escalafón de todos los trabajadores del plan de inclusión y pasantes, que están cumpliendo funciones de empleados públicos en las distintas áreas del estado provincial, pero sin aportes, es decir en negro, y la necesidad de tener un ámbito de discusión colectiva”.

Comentá la nota