Antes de irse, Schiaretti donó un edificio al sindicato de su esposa

Lo hizo con la anuencia de la Legislatura. Es el inmueble de calle Santiago del Estero 333. Alejandra Vigo, por entonces funcionaria provincial y hoy concejala, presidía la obra social del Sacra.
Remodelada. La flamante fachada del edificio que la Provincia le donó a Sacra en noviembre de 2011

Apenas 24 días antes de que Juan Schiaretti dejara de ser gobernador, la Legislatura provincial aprobó una ley que autorizó al Poder Ejecutivo a donar un valioso inmueble al Sindicato de Amas de Casa de la República Argentina (Sacra-Córdoba), en cuya conducción nacional se desempeñaba –y aún lo hace– Alejandra Vigo de Schiaretti.

Se trata de la ley 10.005, sancionada el 16 de noviembre de 2011, con la anuencia de todos los bloques legislativos, incluso del juecismo y del radicalismo.

Esa ley fue publicada en el Boletín Oficial de la Provincia el 13 de diciembre de 2011, tres días después de que Schiaretti le traspasara el mando a su sucesor, José Manuel de la Sota.

El texto sancionado autorizó al Poder Ejecutivo a donar a favor del Sacra, sede Córdoba, el inmueble ubicado en calle Santiago del Estero 333, de la ciudad de Córdoba, a metros del Hospital de Urgencias, una zona que se ha revalorizado con la edificación del Centro Cívico.

El inmueble está inscripto en el Registro General de la Provincia con la matrícula 226.984, pero en el debate legislativo no se especificaron sus características y tampoco su valor.

La ley fue aprobada por unanimidad, con la esposa del entonces gobernador en las gradas del recinto legislativo, acompañada por varias afiliadas que aplaudieron la conquista.

Sin reparos. Ningún legislador puso reparos éticos a una medida estatal que estaba beneficiando a una entidad que en su conducción nacional (Vigo era y es la presidenta del Consejo de Administración de la obra social de ese sindicato) tenía a una funcionaria del propio Estado: la cónyuge del titular del Poder Ejecutivo, autor de la donación.

Este diario consultó a Vigo, y la concejala respondió que “el Poder Ejecutivo no participó” de la iniciativa. “Fue un hecho absolutamente transparente que considero no resiste ningún cuestionamiento ético bien intencionado”.

Algunos de los legisladores que apoyaron la medida, entre ellos el juecista Roberto Birri y el ex coalición cívica Omar Ruiz, argumentaron que hubo un consenso unánime. Esto, en virtud de que el Sacra ya venía ocupando ese edificio mediante un contrato de comodato que había sido prorrogado por la propia Cámara tiempo atrás.

Ese argumento fue el que utilizó, también, la ex legisladora Modesta Genesio de Stabio (Vecinalismo) cuando defendió el proyecto en la Unicameral.

Efectivamente, la sede Córdoba del sindicato en el que el apellido Vigo tiene un peso importante (Alejandra es titular de la Obra Social nacional y sus hermanas Elida y Eleonora son secretarias Gremial y General Adjunta, respectivamente) recibió un trato preferencial de parte de las gestiones peronistas.

En 2003, le prestaron el inmueble de Santiago del Estero 333. Luego, en 2007, se perfeccionó el préstamo con el comodato. Y hace cinco meses, en la despedida de la gestión de Schiaretti, se lo donaron. Es que los gobiernos de Unión por Córdoba tratan muy bien a las entidades que son conducidas por afiliados al partido. El mejor ejemplo es el Sindicato de Empleados Públicos (SEP), cuya sede ubicada en Corro y Duarte Quirós transitó el mismo camino que la de Sacra

Comentá la nota