CGT: anticipo de unidad y garantías a futuro

SE REÚNEN LOS SECTORES MAYORITARIOS DE LAS VERSIONES OFICIAL Y OPOSITORA

Los principales sectores oficialistas y opositores de la CGT se reunirán hoy para dar a conocer un documento dirigido al próximo Gobierno, con el propósito de reclamar la salvaguarda de los tres pilares de su poderío: las negociaciones salariales en paritarias, el sistema de obras sociales y el modelo sindical de monopolio de representación. Será un anticipo de las gestiones por la reunificación, que cuentan con el aval de la mayoría de los gremialistas de organizaciones grandes, pero no del metalúrgico Antonio Caló, líder de la fracción más cercana a Cristina de Kirchner

El encuentro se desarrollará desde el mediodía en el hotel Castelar, en el centro porteño. Hasta anoche estaba en duda la presencia de Caló, así como de otros dirigentes afines como el taxista Omar Viviani, el mecánico Ricardo Pignanelli y Guillermo Moser, de Luz y Fuerza. En cambio, se daba por hecho la concurrencia de los principales referentes de la CGT opositora, de Hugo Moyano, así como de los "gordos" de los grandes gremios de servicios y de los "independientes", dos sectores mayoritarios de la vertiente oficialista. También participarán los jefes de la Confederación de Trabajadores del Transporte (CATT), un sello que fue clave en la contundencia de los últimos paros generales. En cambio, fue marginado deliberadamente, por ahora, el gastronómico Luis Barrionuevo, afecto a las declaraciones explosivas.

Los autores del documento le adelantaron a este diario que el texto hará foco en los elementos que aglutinan a todos los grupos internos de la CGT. Por consecuencia no habrá alusión alguna a las preferencias de los dirigentes por uno u otro candidato, aunque la gran mayoría está alineada detrás de la postulación de Daniel Scioli

En cambio, buscarán advertir a los futuros gobernantes de la necesidad de sostener los factores que nutren de poder a los gremialistas, y que en rigor los propios postulantes, en su mayoría, ya dijeron que mantendrán sin demasiados cambios. Entre esos puntos figura la dinámica de negociaciones salariales que se reanudó a partir de 2004 mediante las paritarias con los sectores empresarios, con el monitoreo del Ministerio de Trabajo, así como el Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil. 

Otro eje del texto será el fortalecimiento de las obras sociales sindicales. Los gremialistas, de hecho, aspiran a tener un mayor margen de maniobra sobre la distribución de fondos hacia esas entidades, como sucedió en buena parte de la etapa democrática a excepción de los últimos cuatro años. 

El tercer pilar que los dirigentes esperan sostener y revalidar con el próximo Gobierno es el modelo gremial de unicidad de representación, previsto en la Ley de Asociaciones Sindicales, que en los últimos años se vio amenazado por sucesivos fallos de la Corte Suprema de Justicia y por recurrentes señalamientos de la Organización Internacional del Trabajo. 

Las gestiones por la unificación se remontan al año pasado y tuvieron, semanas atrás, su episodio más destacado con un almuerzo que compartieron Moyano y sus principales colaboradores junto con los "independientes" Gerardo MartínezAndrés Rodríguez y José Luis Lingeri, y los "gordos" Armando Cavalieri Héctor Daer. Esos sectores creen necesario presentarse unidos ante el próximo Gobierno como gesto de advertencia, más que de eventual colaboración. En tanto que Caló -obligado a bajar su perfil luego de una denuncia en su contra por presunto lavado de dinero-, confiado en un triunfo de Scioli, apuesta a exhibirse como interlocutor sindical amistoso tal como hizo con Cristina de Kirchner.

Comentá la nota