La CGT antimoyanista define su futura cúpula

Caló estaría en la conducción solo o como miembro de un triunvirato; se aviva la pelea interna por otros cargos
En plena cuenta regresiva para el surgimiento de la CGT afín a la Casa Rosada, los gremios avanzaron ayer en una definición sobre cómo se integrará la cúpula de la central, en la que se mantendría al metalúrgico Antonio Caló, a pesar de los cortocircuitos internos que habían puesto en duda su candidatura.

El antimoyanismo acordó de palabra entre sus integrantes sostener la postulación de Caló. La decisión obedeció más al histórico peso de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) que a una conciliación con el jefe metalúrgico.

Pero no se resolvió aún si Caló será el único secretario general o si se transformará en uno de los miembros de un posible triunvirato, con un representante de cada sector del antimoyanismo. De avanzar esta iniciativa, impulsada por "los Gordos" (grandes gremios) y avalada por el grupo de los "independientes" (los gremios estatales, y la Uocra), la jefatura de la CGT oficialista podría quedar conformada de la siguiente manera: Caló, Andrés Rodríguez (UPCN) y Héctor Daer (Sanidad).

La alternativa del triunvirato no convence a Omar Viviani y a los gremios que integran el Movimiento de Acción Sindical. El taxista quiere una conducción única, con Caló al frente, y él como número dos. También aspira a ubicar al docente Horacio Ghillini en el área de estadísticas y economía, además de tener el poder para designar en otros cargos jerárquicos a los miembros de su tropa.

La CGT kirchnerista nacerá el 3 del mes próximo, en un congreso en el estadio de Obras Sanitarias. En el temario que ya se definió para esa jornada no se contempla la posibilidad de modificar el estatuto para habilitar un triunvirato como forma de gobierno. Por esta razón, los dirigentes analizaban ayer convocar a un congreso extraordinario o votar el mismo día de la elección una cláusula transitoria que lo habilite, tal como sucedió en 2004, cuando la conducción de la CGT quedó en manos de Hugo Moyano, Susana Rueda y José Luis Lingeri.

Caló ya habría dado el visto bueno para integrar una conducción con otros dos dirigentes, según afirmaron dos fuentes a LA NACION. El jefe de la UOM recibió ayer el respaldo del sector de Viviani y del albañil Gerardo Martínez, hombre fuerte de "los independientes". "Caló hasta ahora se perfila para estar al frente de la CGT; está en condiciones de ser coronado el 3 de octubre", dijo Martínez en Radio 10.

Tanto Moyano como sus rivales activaron un fallido intento de unidad a través de dirigentes cercanos a Luis Barrionuevo y a Roberto Fernández, de la UTA. Pero no hubo caso: el camionero resistirá con su tropa en la CGT Azopardo. Es más, el martes se reunirá con la CTA opositora al kirchnerismo que encabeza Pablo Micheli..

Comentá la nota