Apedrearon la Planta de Mattera Hnos

El Frigorífico Don Luis, de Mattera Hnos, fue atacado ayer a pedradas por un grupo de manifestantes. Juan Mattera, armador pesquero, identificó a miembros del SIMAPE. “Vinieron como 40 personas entre los que pude distinguir a gente del SiMaPe, y comenzaron a tirar piedras contra los vidrios del frente”, dijo el empresario. Además resaltó que “no pensaba sacar los barcos porque no puedo apartarme de lo que firmó el SOMU”.
A casi un mes de la quema de la sede de la Cámara de Armadores de Buques Pesqueros de Altura y cuando todavía no se conoce ni se distingue a los responsables del atentado, el conflicto en el puerto marplatense sigue sumando imágenes para el álbum de la barbarie.

El escenario esta vez fue el Frigorífico Don Luis, ubicado en Guanahani 4445, propiedad de Mattera Hermanos, empresa dueña de una de las flotas más importantes del puerto local.

Juan Mattera, la cara visible del grupo, aseguró que alrededor de las 11 de la mañana del martes un grupo de manifestantes atacó el frente del edificio y rompió la mayoría de los vidrios que decoran la fachada.

“Vinieron como 40 personas entre los que pude distinguir a gente del SiMaPe, y comenzaron a tirar piedras contra los vidrios del frente”, dijo el empresario en diálogo con REVISTA PUERTO.

Los dirigentes del SiMaPe evitaron hacer declaraciones al respecto. Seguramente asegurarán mañana que se trataba de infiltrados.

Antes de que llegaran el grupo nutrido de manifestantes, el frente del frigorífico era escenario de otro conflicto. Cinco trabajadores ligados a una cooperativa que procesaba para Mattera, protestaban y reclamaban por el pago de indemnizaciones.

Cristina Ledesma, secretaria General del SOIP, estaba negociando con Mattera la demanda de estos obreros en el preciso momento en que comenzó a escucharse el sonido de las piedras estallando los vidrios.

El armador aseguró que el ataque fue injustificado. “No tengo ningún barco preparado para la salida, no tienen cajones, nada. Me hubiese gustado que tocaran timbre y averiguaran antes de romper todo como rompieron. O que hubiesen ido a la banquina. Mis barcos están quietos”, aseguró.

Mattera hizo la denuncia en la Comisaría Tercera aunque evitó la guardia policial frente a su planta. “La policía me dijo que tenía que pagar 250 pesos la hora de cada efectivo afectado a la vigilancia”, especificó el empresario, quien hasta el cierre de esta edición no había concurrido a la Fiscalía a corroborar los dichos ante la fuerza policial.

“Ellos (los policías) me dijeron que vaya a la Fiscalía”, dijo el empresario. Hasta no hace mucho, alcanzaba con una exposición policial para denunciar hechos como los que ocurrieron en el frigorífico.

El armador marplatense reconoció que se reunió con dirigentes del SiMaPe la semana pasada pero que no pudieron convencerlo para acordar un arreglo individual para esquivar el paro que suma 34 días en la flota fresquera de altura.

“Les dije que no podía apartarme de lo que ya había firmado el SOMU. Si pagaba otra cosa me traban los contenedores como pasó la vez pasada”, confesó Mattera en referencia a la presión que ejerce el gremio de Omar Suárez a través del servicio de remolque a los buques portacontenedores.

“En ese momento los dirigentes del SiMaPe no se enojaron ni nada. Por eso me sorprende lo que hicieron ahora. Nunca pensé en sacar un barco a pescar”, reiteró Mattera por si no había quedado claro.

“Estamos en Argentina… contra todos no se puede”, lamentó el empresario antes de dar por finalizada la charla. Una nueva foto de la anarquía para el álbum violento que contiene a la industria pesquera local. Ojalá que sea la última.

Coment� la nota