Apoyo local al pedido de un bono de $5.000

Apoyo local al pedido de un bono de $5.000

Las principales centrales sindicales del país reclaman al gobierno nacional el pago de un bono de fin de año de $5.000 ya que consideran que la liberación del cepo al dólar impactó de manera negativa en los salarios de los trabajadores. Al respecto representantes locales de distintos ámbitos hablaron sobre la cuestión y destacaron que se trata “de un reclamo de todos los gremios”.

Tras la liberación del cepo al dólar y su consecuente impacto en el salario de los trabajadores, las centrales sindicales del país salieron a presionar pidiendo por una suma extraordinaria de entre 4 y 5 mil pesos a la vez que anticiparon que el “piso” de reclamo de aumento salarial para el próximo año será del 30 por ciento. En ese marco, a nivel local los representantes de algunas de las entidades gremiales se refirieron a dicha solicitud y coincidieron en destacar que la misma responde a los aumentos de precios que se registraron en las últimas semanas, que afectan de manera directa al salario de los trabajadores.

Además, la CTA junto con otras organizaciones gremiales y sociales marcharán hoy en Buenos Aires a Plaza de Mayo, a partir de una manifestación que contará con la presencia de representantes sindicales de nuestra localidad.

La Bancaria

Gabriel Carrizo, representante del gremio de los bancarios en nuestra localidad, se refirió a la necesidad de un bono de fin de año para los trabajadores del sector y explicó que “si bien el secretario general del gremio pidió un bono de fin de año de entre $4.000 y $5.000 todavía no hay nada definido”.

En este sentido el dirigente señaló que el próximo miércoles la cúpula del sindicato se reunirá con las cámaras empresariales del sector “para comenzar a definir lo que serán las paritarias y cuestiones salariales para el año próximo, y seguramente se pedirá este bono, aunque hasta el momento no hay nada concreto”.

Por otra parte Carrizo se refirió a la situación actual del gremio y reconoció que “este año para los trabajadores del sector no fue malo, pues las paritarias estuvieron cercanas al nivel de la inflación y en este sentido se está bastante bien y hasta ahora el tema de la movida de precios que se dio en los últimos meses todavía no afectó de manera tan fuerte”.

Futuro

Sin embargo, el gremialista adelantó que las primeras medidas tomadas por el gobierno del presidente Mauricio Macri comenzarán a sentirse recién a mediados de enero. “Ya a partir del 15 de enero vamos a tener un panorama de cómo impactará en los salarios el tema de la liberación del cepo y la inflación, y de ahí se analizará la situación para las paritarias”, comentó.

Sin embargo el dirigente reconoció que la cuestión del impuesto a las ganancias sigue siendo uno de los reclamos más importantes del sector. “Hay trabajadores que, por ejemplo, tienen 10 años de antigüedad y ya superan el piso de $30.000 que pagan ganancias y nosotros consideramos que el piso se debería elevar a $40.000 o $50.000”, sostuvo.

En tanto, en este sentido Carrizo indicó que “más allá de que los descuentos dependen de la categoría, antigüedad y demás, los mismos no bajan de $3.000, una suma importante porque el salario no es ganancia”. Y por último recordó que “el miércoles el gremio se reúne con las cámaras empresariales del sector para comenzar a conversar las cuestiones vinculadas al salario”.

Marcha

Por su parte, el secretario general de la CTA a nivel local, Cristian Gilardi, informó que “la central marcha hoy a Plaza de Mayo junto con otras agrupaciones como el Frente de Izquierda, ATE y otras organizaciones del campo popular para reclamar al gobierno de Macri por un bono de fin de año de $5.000 pesos”.

En este sentido Gilardi destacó que “el pedido de cabecera es el del bono de fin de año, sobre todo para quienes cobran asignaciones universales y distintos programas, porque las medidas tomadas por gobierno de Macri afectan directamente al bolsillo de los trabajadores”, y además indicó que la marcha contará con la presencia de representantes locales, tanto de ATE como de la CTA.

Actualidad

Y también Gilardi señaló que “desde la conducción de la CTA se planteó en principio darle un tiempo al gobierno de Macri antes de llevar a cabo alguna medida, pero a su vez las medidas que tomó, como la de eliminar retenciones al campo y la devaluación que se generó después de liberar el cepo, son todas medidas que van en contra de los intereses de los trabajadores y por eso se decidió hacer esta marcha”.

Además el entrevistado indicó que “la solicitud del bono también responde a que para las paritarias recién se va a tener un primer encuentro en enero, que va a ser para comenzar a conversar sobre los aumentos que con mucha suerte se van a concretar recién en marzo o abril”, y agregó que “antes de la devaluación la idea era pedir un aumento del 30 por ciento, pero ahora habrá que ver de cuánto es la inflación para que los salarios no queden retrasados”.

Coment� la nota