Se aproxima diciembre y resurgen los reclamos salariales por parte de los gremios estatales

Se aproxima diciembre y resurgen los reclamos salariales por parte de los gremios estatales
Gremios estatales reclaman el pago de una suma fija, por única vez, antes de las Fiestas. Además, exigen la urgente equiparación en el monto de las asignaciones familiares, de los 220 pesos que paga la Provincia, a los 340 que dispuso la Nación en marzo.
Se acercan diciembre y las Fiestas, y como ya es un hecho habitual en Tucumán desde hace tiempo, la época de mayor consumo del año coincide con el resurgimiento de los reclamos salariales por parte de los gremios estatales.

Con el argumento de que la inflación terminó licuando las mejoras obtenidas este año en paritarias, la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y otros gremios solicitaron al Gobierno que contemple un aumento de emergencia, con el pago de una suma fija, por única vez, antes de fin de año.

Además, la totalidad de los gremios que nuclean a los empleados públicos coinciden en el reclamo para que la Provincia actualice el monto de las asignaciones familiares, que en Tucumán sigue siendo de 220 pesos por hijo, cuando la Nación elevó ese ítem a 270 pesos en octubre de 2011 y a 340 pesos desde marzo último.

"Hicimos un petitorio que presentamos a todos los ministros, exigiendo la equiparación de las asignaciones familiares y un aumento de emergencia, mediante una suma fija, antes de que finalice 2013. Como no obtuvimos ningún tipo de respuesta del Gobierno, esta semana se van a realizar asambleas de delegados en todas las reparticiones para evaluar las medidas a adoptar ante el silencio oficial", señaló Martín Rodríguez, de ATE.

"No se puede vivir con $13 diarios"

En declaraciones a EL SIGLO, el sindicalista opinó que "el Poder Ejecutivo debe suponer que está todo bien, que la inflación es solamente una sensación, que la gente no tiene ningún tipo de necesidades, que se puede comer con 13 pesos diarios y que el aumento del 34 por ciento otorgado en tres cuotas desde marzo son suficientes, y por eso no toma nota de estos reclamos".

Según Rodríguez, "la inflación, los impuestazos y los aumentos en los servicios ya se comieron el aumento del 34 por ciento en cuotas pactado en marzo para todo el año, y no puede pretender el PE que los trabajadores sobrevivan y pasen las fiestas con los magros ingresos que tienen. Estamos pidiendo que nos convoquen, pero no tenemos respuestas", insistió.

Por otro lado, planteó que "el Gobierno provincial está debiendo 600 pesos a cada trabajador por hijo, porque esa es la diferencia de 10 meses de la deuda de 60 pesos mensuales, debido a que no actualizó el monto de la asignaciones a 270 pesos en octubre de 2011 y sigue pagando 220 pesos. Además, ni siquiera se habló del último ajuste realizado por la Nación elevando a 340 pesos por hijo las asignaciones desde marzo de este año", acotó.

El referente de ATE sostuvo que "el Gobierno tiene que hacer algo por la gente, no se trata de un planteo político, sino de una necesidad social. El empleado público se portó muy bien con el Gobierno, porque trabajó durante todo el año y se hicieron muchas obras, pero la paciencia se está agotando", advirtió.

Finalmente, Rodríguez informó que conversaron con otros gremios, como Vialidad y ATSA (sanidad), para unificar una estrategia frente a la falta de respuestas de las autoridades. "Todos coincidimos con estos reclamos, y depende del Gobierno la actitud que asumamos los gremios", completó.

"Una respuesta antes de fin de año"

A su turno, Luis Albornoz, secretario adjunto de la delegación local de UPCN (Unión del Personal Civil de la Nación), recordó que el sector ya realizó "un planteo al Gobierno pidiendo la equiparación de las asignaciones familiares, puesto que sigue pagando 220 pesos, cuando la nación pagaba 270 desde octubre de 2011 y desde hace un par de meses 340 pesos".

Además, dijo que reclaman "que se pague la deuda generada durante estos meses y que se adecue a lo que paga la Nación. La situación financiera de la provincia puede ser complicada, pero hay que tener en cuenta que se deben cumplir con las pautas salariales de la Nación, que es lo que siempre pregonó el Gobierno", razonó.

Albornoz sostuvo que "desde el Gobierno se niegan a realizar la actualización de las asignaciones, que ya tuvieron dos aumentos, con el argumento de que la Nación paga con tope salarial, mientras que la Provincia lo hace sin tomar en cuenta el nivel de los salarios. Ese no es problema de los trabajadores, porque el que no cambió las reglas de juego cuando lo hizo la Nación fue el Gobierno de Tucumán. Por eso reclamamos el pago de 340 pesos", insistió.

El dirigente de UPCN dijo que, "como alternativa, estamos evaluando solicitar el pago de una suma fija por única vez antes de fin de año", aunque dejó en claro que para el gremio "la prioridad de UPCN es el reclamo por la asignación familiar, que debería ser resuelta antes de fin de año, teniendo en cuenta que la situación de los trabajadores es difícil, debido a que el poder adquisitivo se vino abajo por causa de la inflación".

Finalmente, planteó que "también hay que volver a hablar de las titularizaciones, que se acordaron hace dos años, pero todavía no se está cumpliendo, porque es una situación que afecta muchos trabajadores".

La postura docente

A diferencia de lo planteado por ATE, desde la Agremiación Tucumana de Educadores Provinciales (ATEP) destacaron el aumento salarial conseguido a principios de año para el sector. "Se logró una recomposición escalonada, a cancelarse en marzo, julio y septiembre, que representó un 34,6 por ciento en total, lo que no es la panacea ni algo extraordinario, pero ningún gremio en todo el país consiguió una mejora comos esa, tanto en el plano estatal como privado", subrayó el dirigente David Toledo.

De todas maneras, aclaró que "naturalmente, por la inflación y el aumento de alimentos y servicios, además de la política tributaria agresiva del Estado provincial, el salario de los educadores se ha depreciado". Y en este sentido, consideró que "sería muy positivo el pago de una suma fija por única vez antes de fin de año, porque si bien se consiguió un aumento que permitió paliar la situación, no es menos cierto que cualquier recomposición viene bien en este contexto inflacionario".

Por otro lado, el referente de ATEP recordó que "hubo dos incrementos nacionales en las asignaciones familiares que no se aplicaron en Tucumán, por lo que la docencia viene reclamando la actualización, sin tener respuesta del Gobierno, que aduce una situación económica desfavorable. Por eso, vamos a insistir en la necesidad de equiparar las asignaciones familiares a lo que cobran los estatales del resto del país que es 340 pesos por hijo", enfatizó Toledo en declaraciones a nuestro matutino.

Contra el impuesto al salario

En tanto, desde el Sindicato de Trabajadores Autoconvocados de la Salud (SITAS), se mostraron reacios a la posibilidad de que se pague una suma fija por única vez antes de que finalice 2013. "Desde el inicio de nuestra lucha siempre buscamos clarificar lo más posible la boleta de sueldo de los trabajadores. La lucha salarial siempre siguió el objetivo de blanquear esos montos en negro. Por eso no pusimos a consideración de nuestras asambleas de base esa posibilidad de un monto fijo", explicó a este diario el secretario adjunto de SITAS, Julián Nassif.

Respecto a las asignaciones familiares, el galeno recordó que desde el sector vienen "exigiendo desde el año pasado que el Gobierno haga una equiparación, porque la Nación ya otorgó dos aumentos en los últimos meses sin que la provincia haya acompañado la medida".

Nassif apuntó que "la inflación menguó todos los acuerdos y mejoras salariales conseguidas en el año, a lo que se suma el perverso impuesto a las Ganancias, por el cual muchos de los trabajadores de la salud prácticamente no percibieron en su bolsillo esos incrementos".

Por este motivo, indicó que desde SITAS acompañan "a los otros sectores que están solicitando la derogación del impuesto a las Ganancias, debido a que el salario no debe ser considerado como una ganancia, sino como una retribución al trabajo, que sirve para alimentarse, vestirse, capacitarse, curarse y brindar educación a los hijos”, dijo el galeno.

Comentá la nota