Apuran cierre de más paritarias por temor a que el paro eleve los pedidos de subas salariales

Las gestiones abarcan los acuerdos de textiles, encargados de edificio, alimentación y sanidad. Polémica por el anuncio del aumento en Comercio que aún sigue sin firmarse
Con el objetivo de contener cualquier efecto del paro del sindicalismo opositor sobre el nivel del aumentos fijados en el primer tramo de la ronda de paritarias, el Gobierno apurará desde esta semana las negociaciones salariales en la industria textil y de la alimentación, sectores de servicios como sanidad y encargados de edificios y con los estatales de UPCN, para asegurar que los nuevos convenios no superen subas del 30%. A la par, funcionarios del Ministerio de Trabajo también se abocarán a resolver la polémica generada en torno a la paritaria de Comercio, cuyo cierre fue anunciado antes del paro de la semana pasada en un encuentro con la presidenta Cristina Fernández, cuando en realidad aún restaban definir aspectos centrales del acuerdo salarial.

Al respecto, el titular de la Cámara de Comercio (CAC), Carlos de la Vega, explicó ayer a este diario que lo que se oficializó el último martes era un entendimiento de palabra entre los representantes empresarios y el gremio mercantil, que lidera Armando Cavalieri, que establecía un incremento del 27% en dos tramos más dos sumas fijas de $ 1.200 que llevaban el aumento total a cerca del 30%. Sin embargo, De la Vega señaló que, tras el anuncio, el sindicato reclamó elevar en la misma proporción una serie de adicionales de convenio que no habían sido discutidos previamente, situación que impidió la firma del convenio y estancó las negociaciones.

“No nos vamos a dejar atropellar ni por el sindicato ni por el Ministerio”, advirtió el titular de CAC al rechazar los nuevos pedidos del gremio. Aunque se mostró confiado en la posibilidad de destrabar las discusiones antes de fin de mes para que los trabajadores de la actividad puedan cobrar el aumento.

Junto con el cierre efectivo del convenio mercantil, los funcionarios de la cartera que conduce Carlos Tomada esperan resolver en los próximos días las negociaciones en la industria textil, que también se definirán con un parámetro de recomposición en torno al 30%.

Un esquema similar también se discute en el caso de las paritarias de los encargados de edificio, el gremio que conduce Víctor Santa María. La intención oficial es que ese convenio y el de textiles se oficialicen en forma conjunta en otro encuentro con Cristina. Luego, según los plazos que proyectan en Trabajo, se prevé el anuncio del cierre de la paritaria de los estatales de UPCN.

Más complejo es el panorama de la discusión salarial en la industria de la alimentación. Es que la federación gremial que agrupa a los trabajadores del sector rechazó el nivel de aumentos establecidos en las paritarias de la UOM y la Uocra y exige elevar el actual básico salarial de $ 6.100 a $ 8.500, lo que representa un incremento del 37%. Ese reclamo fue conversado la semana pasada en un encuentro informal entre representantes gremiales y empresarios, pero sin lograr avances significativos.

Para los próximos días también esta previsto el inicio de las negociaciones en el sector de Sanidad, donde el gremio que lidera Carlos West Ocampo pretende adelantar dos meses la definición de la paritaria y sellar una suba del orden del 30% para compensar el deterioro salarial producto de la inflación de los últimos meses.

Comentá la nota