Apuran subas del 24% para ponerles techo a las paritarias

Apuran subas del 24% para ponerles techo a las paritarias
La Presidenta recibió en su despacho a gremios cercanos al Gobierno, como la UOM y Comercio. Buscan limitar la discusión salarial en un año marcado por el estancamiento y las elecciones.
Con los auspicios del Gobierno y reunión anoche en el despacho presidencial para amplificar los resultados, seis gremios cerraron sus paritarias con aumentos salariales que totalizarán entre un 23 y un 24% este año.

Se trata de metalúrgicos, bancarios, comercio, estatales, encargados de edificios y obras sanitarias, que según precisó el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, abarcan al 40 por ciento de los trabajadores comprendidos en convenio.

Para la audiencia con Cristina Kirchner convocada a las siete de la tarde en la Casa de Gobierno llegaron Antonio Caló -secretario general de la CGT oficialista-, Juan Belén y Francisco “Barba” Gutiérrez (UOM); Armando Cavalieri (Comercio), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Andrés Rodríguez (UPCN) y Víctor Santa María (SUTERH). Y la sorpresa de la noche: Sergio Palazzo, titular de La Bancaria y alineado en la CGT opositora junto Hugo Moyano. Palazzo no se quedó a la conferencia de prensa posterior que encabezó Tomada, pero su presencia alcanzó para sembrar dudas sobre su continuidad junto al líder camionero.

En la larga mesa del despacho presidencial se ubicaron de un lado los caciques sindicales, y del otro sus contrapartes empresarias, como Juan Carlos Lascurain, titular de Adimra (industriales metalúrgicos); el presidente del Banco Nación, Juan Carlos Fábregas, Osvaldo Cornide (CAME) y Carlos Ben, titular de AySA, entre otros. En la cabecera estuvo Cristina Kirchner, y a su derecha Tomada y la viceministra de Trabajo, Noemí Rial.

El 24% que redondearán los trabajadores de estos gremios (aumento que también se aplicará a las sumas fijas otorgadas el año pasado) implica un porcentaje algo mayor de lo que el Gobierno se mostraba dispuesto a otorgar hace unos meses, pero por debajo de lo que dicen aspirar los sindicatos opositores. Empezando por Moyano, que reclama un 30 por ciento para los camioneros y anoche criticó duramente el porcentaje de aumento logrado por los gremios oficialistas .

Algunos de los gremios que cerraron su acuerdo ayer lo hicieron a 18 meses, en una estrategia de “previsibilidad” para los primeros meses de 2014 que el Gobierno ya alentó en el caso de Luz y Fuerza y de los docentes universitarios.

Un ausente notorio ayer fue Gerardo Martínez (Uocra), cuya paritaria está trabada por falta de acuerdo con la Cámara Argentina de la Construcción. Otros gremios grandes que todavía no terminaron su negociación son alimentación, camioneros y textiles.

Con la escenificación, el Gobierno buscó enviar un mensaje que encarrile los acuerdos que faltan. También de “normalidad” en las paritarias de este año, que se dan en un contexto crítico, de caída en los niveles de actividad económica y estancamiento en la creación de empleo privado. Y en un año electoral.

Esta tanda de paritarias cerradas con gremios clave se da además con demora y luego de que el Gobierno decidiera un congelamiento de precios en las grandes cadenas de supermercados, buscando ponerle freno a la inflación para generar un contexto más favorable que hiciera morigerar el porcentaje reclamado por los gremios.

Los sindicalistas hicieron antesala en el Salón Blanco, a la espera de que la Presidenta los hiciera pasar a su despacho. En medio de ese salón para los grandes acontecimientos protocolares, que la Presidenta ya casi nunca usa, pusieron las sillas en ronda y se dedicaron un buen rato a la charla descontracturada.

Comentá la nota