Las armerías mostraron su sorpresa por la prohibición

Las armerías mostraron su sorpresa por la prohibición

Los comercios manifestaron su preocupación ante la resolución municipal. Consideran que esta medida no solucionará el flagelo del mercado ilegal

Según lo indica el Registro Nacional de Armas (Renar) en su sitio web, en la ciudad de Santa Fe existen 13 locales habilitados por ese organismo para vender armas y municiones. Además, en las localidades más cercanas a la capital provincial –para las que no rige la prohibición– suman un total de ocho. Las mismas están distribuidas en Santo Tomé (1), Esperanza (4), Humboldt (1) y San Carlos Centro (2). Mientras que el Renar contabiliza 109 armerías en toda la provincia.

Darío Hartmann, gerente comercial de la armería El Pájaro Loco, dialogó con Diario UNO sobre la medida que los inhabilita a comercializar armas y municiones de fuego por 90 días. El comerciante no disimuló su sorpresa por la decisión que tomó el municipio en relación a la comercialización de esos productos. “Nos cayó mal. Esto es un golpe duro para las armerías porque lo que nosotros hacemos es vender las cosas de forma legal. Pienso que tienen que buscar por otro lado”, señaló Hartmann.

Para poder comprar tanto armas como municiones de fuego, los interesados deben cumplir con una importante serie de requisitos entre los que figuran: la presentación de una fotocopia de DNI, comprobar un medio de vida lícito, certificado de aptitud física y psicológica. Además, el interesado debe completar el formulario 06, el cual acredita la idoneidad en el manejo de armas y la presentación de un certificado de antecedentes (huellas planas y rodadas).

El comerciante recalcó que en caso de que una persona quiera adquirir hoy un arma de fuego debe ser mayor de 21 años y en caso de que no compruebe un medio de vida lícito para comprarla, “no se realiza la venta ya que de alguna u otra manera hay que cumplir estos requisitos”, agregó el gerente del local.

 

El sistema

Al momento en que se concreta la venta de un arma, se confecciona la factura correspondiente, la cual se imprime para luego comenzar con los trámites de gestoría ante el Renar. Una vez que la persona presenta toda la documentación requerida al local, se firman y llenan los formularios para enviarlos con la factura original, firmada y sellada al Renar. Una vez que llega, se procede al requerimiento de tenencia de un arma de fuego para una persona mayor de 21 años. Este trámite puede llevar entre 60 a 80 días, en los cuales van a llegar una serie de credenciales a nombre de la persona habilitada a la portación, uso y compra de municiones. “Sin esto, no es posible adquirir ningún tipo de productos”, recalcó Hartmann.

En relación al pedido de datos que efectuó el municipio ante el Renar para realizar un entrecruzamiento de datos, el comerciante estimó que “a pesar de que esta medida se da por una cuestión de emergencia y seguridad,se han equivocado con los pasos a seguir en relación a las armerías”.

El comerciante señaló que actualmente hay gente que se acerca al local para comprar armas por defensa y sentirse seguros, mientras que están aquellos que lo hacen por diversión. Mientras que el nivel de consultas se mantienen a diario, la concreción de las ventas son pocas. “De un promedio de diez llamados, se pueden cerrar una o dos operaciones”, afirmó Hartmann, quien atribuyó esta situación a la gran cantidad de requisitos y el tiempo que deben esperar los clientes para poder acceder a un arma.

Por su parte, la Asociación Industriales y Comerciantes de Artículos para Caza y Pesca emitió un comunicado donde criticó la medida implementada por José Corral y, entre otros conceptos se asevera: “Está demostrado: prohibir es mucho más fácil que efectivo. Ataquemos las razones profundas de la violencia social, no ataquemos a quienes desean mantenerse dentro de la ley beneficiando, en última instancia, a quienes están fuera de ella”.

Comentá la nota