Arranca el juicio a Blas y ATE amenaza extremar la tensión paritaria

Arranca el juicio a Blas y ATE amenaza extremar la tensión paritaria
Las audiencias se llevarán en la Séptima Cámara del Crimen y la dirigente gremial está acusada por los cargos de coacción y amenazas por la violenta discusión salarial de 2009. Llegarán dirigentes de ATE de distintos puntos del país.
Una frase es la que puede condenar a la dirigente de ATE Raquel Blas en el juicio que comienza este martes en la Séptima Cámara del Crimen.

La historia de los motivos por los cuales Blas y otro dirigente, Roberto Macho, llegan a juicio ocurrió hace más de tres años.

A mediados de diciembre de 2009, Blas, Macho y otros dirigentes de ATE se encontraban reunidos con funcionarios del gobierno de Celso Jaque, entre los que estaban el entonces ministro de Hacienda Adrián Cerroni, el subsecretario de Salud Pedro Masman y Carlos Ciurca, que por ese tiempo era ministro de Seguridad y había sido elegido como una especie de mediador.

El reclamo era por los pases a planta permanente, blanqueos salariales y otros incumplimientos por parte del gobierno de lo pactado en paritarias, sin embargo, la reunión, que suelen ser muy duras, complicadas y con algún insulto de por medio, se terminó descarrilando más de la cuenta.

Era algo previsto aquel día, ya que mientras Blas y el resto de los dirigentes se encontraban reunidos, fuera de casa de Gobierno había militantes del sindicato cortando calles y protestando, al mismo tiempo que la seguridad de Casa de Gobierno cerraba o limitaba los accesos a esta.

El punto final de la discusión llegó cuando el gobierno le acercó un ofrecimiento a la sindicalista, quien, tras leerlo, se levantó de su silla y con las dos manos, redujo las hojas a varios papelitos, que luego arrojó, en forma de rechazo, a la cara de Cerroni, incrédulo de los carriles que había tomado la reunión.

Una vez que ocurrió esto comenzaron el resto de los incidentes, hubo una trifulca, Cerroni, cuentan algunos asistentes de esa reunión fue tomado por Blas a través de la corbata y necesito la ayuda de otro funcionario para salir del salón y zafar de los brazos de la sindicalista, mientras que Massman era ayudado por Ciurca. El infierno de ese día de mediados de diciembre ya dejaba de ser solamente por la temperatura.

El resultado de la trifulca fue que Cerroni terminó golpeado y Masman y otros funcionarios como Rubén Boris, también resultaron heridos. Por ATE, Macho y dos dirigentes también terminaron con heridas.

Una vez que todo concluyó, tras una toma que llegó a durar diez horas y Boris denunció el hecho ante la Justicia, por agresiones y amenazas y allí apareció una frase que Massman le atribuyó a Blas, en donde esta habría amenazado con provocar incidentes con las personas que se encontraban fuera de casa de Gobierno si no le daban lo que quería. Para la Justicia esto fue una amenaza coactiva y por ello decidió llevar a juicio el caso por coacción y amenazas.

Esa no era la primera vez que ATE se veía involucrado en una agresión. Algunos meses antes, en abril, un grupo de militantes del gremio había correteado al subsecretario de Hacienda de la gestión de Celso Jaque, Mario Granados, obligando a que este se refugiara en una clínica, pero a diferencia de lo ocurrido en Gobierno, esto no trajo denuncia alguna.

En el caso del juicio, la frase escuchada por Massman no ha tenido confirmación pero serán varios los funcionarios actuales que desfilarán en el debate ya que Ciurca y Aranda se mantienen en la gestión pero bajo otros cargos.

En tanto, desde ATE, llegarán a la provincia dirigentes de varios puntos del país, quienes ya adelantaron que si Blas es condenada, van a proponer un paro general en todo el país, por algo que entienden, sería criminalizar la protesta y justo, en el medio de las negociaciones paritarias, que en el caso del gremio que comanda Blas (ATE) se tiene previsto que comiencen a mediados de febrero.

Comentá la nota